(CNN Español) - Un nuevo capítulo está a punto de abrirse en la relación de altibajos del presidente de EE.UU. Donald Trump y el exdirector del FBI James Comey.

Comey testificará el jueves ante el Congreso, rompiendo el silencio que ha mantenido desde que Trump lo despidió el 9 de mayo y cerrando una relación tumultuosa que empezó en plena campaña presidencial de 2016, cuando Comey inesperadamente se robó el centro de atención.

Pero esa relación ha estado en gran medida definida por las palabras de Trump sobre Comey —sus críticas y elogios— y sus versiones sobre la relación. El jueves, Comey tendrá la oportunidad de llenar los vacíos con su propia versión.