(CNN Español) - Los resultados electorales en Reino Unido parecen llevar al país a otro período de incertidumbre, a solo 10 días de que inicien las negociaciones formales con la Unión Europea sobre el 'brexit'.

En un duro golpe para la primera ministra Theresa May, el Partido Conservador perdió su mayoría parlamentaria, y ahora está obligado a llegar a un acuerdo con otros partidos para formar gobierno. 

May llamó a la elección anticipada con el objetivo de obtener una mayoría más amplia que le permitiera fortalecer su posición en las negociaciones del brexit con la Unión Europea. Ahora el tono de las conversaciones del brexit e incluso la propia posición de May están en el aire.

LEE: Theresa May pierde la mayoría parlamentaria 

El resultado significa que el inicio de las conversaciones con la Unión Europea, programado para el 19 de junio, está ahora en peligro de ser retrasado.

Con la incertidumbre sobre quién será el próximo primer ministro, es posible que el jefe negociador de la UE, Michel Barnier, anuncie un retraso.

Esto es probable que cause más incertidumbre en los mercados, después de una caída inicial de la libra al cierre del jueves, cuando las encuestas de salida sugirieron por primera vez un parlamento sin mayoría.

LEE: ¿Qué es exactamente un Parlamento sin mayoría?

"Las negociaciones del brexit deben empezar cuando Reino Unido esté listo", dijo Barnier en Twitter.

El negociador del brexit del Parlamento Europeo, y ex primer ministro belga, Guy Verhofstadt, dijo que los resultados electorales "harán las discusiones del brexit más complicadas".

Posibles coaliciones

Las negociaciones de coalición estarán marcadas por el sentido de urgencia que impone el reloj del brexit. Una de las muchas cuestiones clave para los próximos días será qué enfoque se toma en las conversaciones con la UE e incluso si May se mantiene como primera ministra.

Este fin de semana iniciarían entre bastidores las conversaciones. Los conservadores podrían tener el respaldo de uno o los dos partidos unionistas en Irlanda del Norte, el DUP y el UUP, que comparten la posición de May sobre el brexit.

Ella había prometido un "brexit duro" si al Reino Unido no le gustaban los términos del divorcio negociado con la UE. Se comprometió a sacar al país del mercado único, cambiando radicalmente la relación del país con uno de sus principales socios comerciales.

Pero es probable que, aunque esas conversaciones estén en marcha, el Partido Laborista emprenda negociaciones paralelas con otros partidos como los demócratas liberales, los Verdes, el Partido Nacional Escocés y el SDLP de Irlanda del Norte.

Aunque los laboristas tienen menos escaños que los conservadores, tienen más posibilidades formar una coalición, por lo que podrían ser más propensos a llegar a una "alianza progresista". Los liberales demócratas y el SNP, que son más anti-brexit que el Laborista, exigirían concesiones clave de Corbyn sobre la adhesión a la UE.