(CNN) - Treinta y nueve miembros de la violenta pandilla MS-13 fueron arrestados en Nueva York y Long Island durante el último mes, como parte de una estrategia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), según la vocera del ICE Rachael Yong Yow.

Bajo el nombre de 'Operación Matador', el ICE trabajó con otras divisiones federales y de aplicación de la ley para concentrarse en la actividad de la peligrosa pandilla.

Los miembros de la MS-13 que fueron capturados procedían de El Salvador, Honduras, México y Guatemala.

LEE: Guerra de Trump a las maras en Estados Unidos pone en jaque a Centroamérica

Un miembro de la pandilla Mara Salvatrucha posa en una prisión de Ciudad Barros, a 160 kilómetros al este de San Salvador, en 2012. (Crédito: Jose CABEZAS/AFP/Getty Images).

La mayoría de los arrestos, 33, ocurrieron en el condado de Suffolk, en Long Island.

En abril pasado, cuatro jóvenes fueron asesinados en ese condado. La Policía cree que fueron asesinados por miembros de la MS-13, lo que llevó al secretario de Justicia Jeff Sessions a hablar con dureza de la inmigración y a prometer que combatiría la actividad criminal de las pandillas.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump le ha declarado le guerra a las pandillas centroamericanas que están en su país y ha intensificado los esfuerzos para deportar a sus miembros.

Según el gobierno de EE.UU., los pandilleros o mareros son “criminales” que representan un serio desafío a la seguridad nacional. Así lo han dicho en varias oportunidades Trump y altos funcionarios como el secretario de Seguridad Nacional John Kelly o el secretario de Justicia Jeff Sessions.

MIRA: Gran operativo contra las maras en Los Ángeles

Estados Unidos estima que hay unos 6.000 miembros de pandillas centroamericanas dispersos en 46 estados y en el Distrito de Columbia. Y según la oficina del fiscal en Massachusetts, la MS-13 es una de las mayores organizaciones criminales del país y tiene a otros 30.000 miembros operando internacionalmente, la mayoría de ellos en El Salvador, Honduras y Guatemala.

“Son una plaga”, ha dicho Sessions.

“Estamos bajo ataque de criminales que creen que su avaricia justifica violar a una niña amenazándola con un cuchillo, envenenar a nuestros jóvenes o matarlos por diversión”, ha señalado por su parte John Kelly.