(CNNMoney) – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reportó cientos de millones de dólares de ingresos este viernes, en formularios de divulgación financiera que ahora dan más pistas sobre sus amplias posesiones de negocios.

Sólo por sus campos de golf, el mandatario registró 288 millones de dólares de ganancias el año pasado. Eso incluye 19,8 millones de dólares de su club en Bedminster, Nueva Jersey, donde ha pasado algunos fines de semana como presidente.

También informó de 37,2 millones de dólares que devengó el año pasado por Mar-a-Lago, su mansión en Florida donde recibió al presidente de China y ordenó los ataques de misiles contra Siria. Este club privado, además, duplicó la cuota de afiliación en el último año.

La cifra de ingresos por Mar-a-Lago fue de 7,4 millones de dólares adicionales en comparación al formulario de divulgación financiera de mayo de 2016.

Adicionalmente, Trump reportó 19,7 millones de ganancias a mediados de abril por su hotel de lujo en Washington, que se ha convertido en un un foco de preocupación por el conflicto de interés que podría generar, a raíz de la posibilidad de que los gobiernos extranjeros puedan acudir al presidente reservando habitaciones allí. El hotel abrió sus puertas en septiembre.

Por cuenta de regalías de sus libros, el mandatario registró hasta 7 millones de dólares. En esa cifra están incluidos entre un millones y cinco millones por su libro Great Again: How to Fix Our Crippled America. Además de casi 11 millones de dólares por el concurso de belleza de Miss Universo y una pensión de 84.000 dólares del Sindicato de Actores de Cine (Screen Actors Guild).

Trump ha dicho que él vendió todas sus acciones en junio de 2016 para evitar conflictos de interés. Después aseguró que lo hizo porque era inapropiado poseer acciones “cuando estoy haciendo acuerdos para este país y eso tal vez pueda afectar positivamente a una compañía y negativamente a otra”.

Los formularios de divulgación financiera parecen confirmar que en efecto el presidente sí vendió sus acciones. Aunque los documentos incluyeron rentas de ingresos de ganancias de capital y dividendos, se presume que son previos a la venta de acciones.

Dichos formularios, que fueron publicas por la Oficina de Ética Gubernamental de Estados Unidos, revelan las inversiones, otros activos, ganancias, cuentas de retiro y otras posesiones del presidente.

Cabe aclarar que son diferentes a la declaración de impuestos federales, que Trump se ha negado a hacer pública y que revelaría mucho más detalles sobre sus negocios y sus transacciones financieras, incluyendo cualquier socio extranjero que tenga.

Ahora, la ley federal no requería que Trump presentara una nueva divulgación financiera hasta el próximo año, indicó Ken Gross, un abogado de Washington que ha asesorado a ejecutivos de empresas y políticos electos sobre finanzas y ética

"Es particularmente importante que él haya hecho la presentación voluntaria, en vista del hecho de que no tenemos declaraciones de impuestos", sostuvo Gross.

Por su parte, la Casa Blanca señaló en un comunicado que Trump “acogió la la oportunidad" de presentar el formulario "voluntariamente".

Norman Eisen, abogado invitado de la Institución Brookings y antiguo abogado de ética del presidente Barack Obama, explicó que el documento al documento de Trump le falta mucha información valiosa.

"Todavía no sabemos el alcance ni las fuentes de los emolumentos extranjeros, así como tampoco la identidad de todos sus inversores, socios y personas financieras involucradas en sus negocios, ni los compradores, entre los que probablemente hay extranjeros que adquirieron sus condominios y otras propiedades", argumentó Eisen.

Eisen también es el presidente de una organización que hace parte de dos demandas contra Trump por pagos extranjeros a sus negocios, algo que según los demandantes viola una cláusula constitucional que le prohíbe al presidente aceptar regalos extranjeros o emolumentos.

La última información revelada por el presidente acerca de sus ganancias fue en mayo 26, cuando era candidato. Esos datos mostraron que Trump valía, por lo menos, mil millones de dólares.

El magnate además se negó a vender sus negocios siendo presidente, llevándole la contraria a los expertos en ética gubernamental que le insistieron hacerlo. En vez de ello, Trump los transfirió a un fideicomiso a su nombre. En últimas, cualquier ganancia de los negocios se acumulará para él cuando una vez deje el cargo.

- Matt Egan, Julia Horowitz, Jeanne Sahadi y Mike Tarson de CNNMoney contribuyeron a este reporte.