(CNN Español) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegó este viernes en un barrio predominantemente cubano de Miami para anunciar su plan de enfriar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, frenando otro aspecto clave del legado del expresidente Barack Obama.

Trump anunció que cancela el tratado de Obama, pero señaló que no afectará los viajes familiares ni las remesas. La embajada continuará en La Habana, pues según dijo Trump, es un canal necesario. Los cambios no serán inmediatos.

"Les prometí y mantengo mi promesa", dijo el presidente.

LEE: Comunicado de Casa Blanca explica los cambios en la política hacia Cuba

"Ahora que soy presidente expondré los crímenes de Castro porque para Estados Unidos es mejor un continente en el que hay libertad, en Cuba, en Venezuela, para que la gente pueda vivir sus sueños", añadió.

"Sabemos lo que está ocurriendo, recordamos lo que ocurrió", afirmó.

El presidente dijo que llegó al cargo para cambiar los malos tratados, recordó el de Irán, y mencionó el de Cuba.

"Los gobiernos anteriores aliviaron las restricciones de viaje y comercio y eso no ayuda al pueblo cubano, solamente enriquece al régimen cubano", dijo. "No permaneceremos más en silencio frente a la opresión comunista".

El mandatario dijo que no levantaría las restricciones hasta que todos los presos disidentes sean liberados y hasta que haya elecciones libres y verificadas. Añadió que aplicarán la restricción contra el turismo, contra el comercio, y que se asegurarán que las inversiones en ese país lleguen al pueblo.

Así se vivió el ambiente a las afueras del teatro Manuel Artime de Miami antes de la llegada de Trump.

LEE: Trump frena otro legado de Obama y enfría la relación con Cuba

Trump propondrá la aplicación estricta de las excepciones que permiten los viajes entre Estados Unidos y Cuba y prohibirá el comercio con empresas cubanas propiedad de los servicios militares y de inteligencia de la isla, según los documentos proporcionados a CNN.

LEE: Los cambios en la política de EE.UU. con Cuba podrían afectar negativamente a los competidores hoteleros de Trump

Trump también encomendará al secretario de Estado, Rex Tillerson, convocar un grupo de trabajo sobre la expansión del acceso a internet en la isla y reiterará la oposición de Estados Unidos a los esfuerzos de las Naciones Unidas para levantar el embargo a Cuba hasta que se haga más para cumplir con los derechos humanos.

Se trata del último intento de Trump para socavar el legado de su predecesor.

A principios de este mes, el presidente anunció que dejaba el acuerdo climático de París, un acuerdo en el que Obama trabajó en su segundo mandato. Y Trump ha hecho de la derogación del Obamacare, la ley de salud del expresidente, una de sus principales prioridades.

Trump se ha involucrado personalmente en este proceso, dijeron varios ayudantes, agregando que el presidente cree profundamente que los cambios que Obama anunció en 2014 son un "mal acuerdo para Estados Unidos y un mal acuerdo para el pueblo cubano".

"No ha dado lugar a una mayor libertad en Cuba", dijo un funcionario.

Tillerson dijo que el cambio en las relaciones se debe, en parte, a que "Cuba no ha logrado mejorar su historial de derechos humanos".

Reacción del gobierno de Cuba: rechazo a la retórica, pero voluntad de "diálogo respetuoso"

"Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o empleando métodos más sutiles, estará condenada al fracaso", dijo el gobierno cubano en un comunicado publicado en el diario oficial Granma.

El gobierno de Raúl Castro calificó el  discurso de Trump como uno "cargado de una retórica hostil, que rememoró los tiempos de la confrontación abierta con nuestro país".

"Las medidas anunciadas imponen trabas adicionales a las muy restringidas oportunidades que el sector empresarial estadounidense tenía para comerciar e invertir en Cuba".

Según lo publicado en Granma, "el Gobierno de Cuba reitera su voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo, así como la negociación de los asuntos bilaterales pendientes con el Gobierno de los Estados Unidos".