(CNN) - En un mundo donde los teléfonos celulares ofrecen un filtro, una calcomanía o un efecto para cada foto, las imágenes pueden ser más espectaculares que la realidad que retratan.

Pero todavía existen lugares que ni siquiera Photoshop puede mejorar, con una paleta de colores que no parecen reales o donde diseñadores han transformado barrios normales en verdaderas maravillas.

Aquí te damos una lista con 25 de los lugares más coloridos y alegres del mundo. Claro, no necesitan filtro.

1. Gran Barrera de Coral (Australia)

Tan grande que incluso puede verse desde el espacio, los colores de la Gran Barrera de Coral son tan espléndidos que hasta desafían a los animadores de Pixar. El arrecife de coral y las islas se extienden por 2.300 kilómetros, pero el coral no es la única atracción. Los peces crean remolinos de colores mientras se alimentan y construyen allí sus casas.

El problema es que cada vez es menos colorida, porque el calentamiento de la temperatura de los océanos ha blanqueado y matado a buena parte del coral.

LEE: La Gran Barrera de Coral de Australia agoniza mientras los mares se calientan

2. Muizenberg (Ciudad del Cabo, Sudáfrica)

Muizenberg (Ciudad del Cabo, Sudáfrica).

Salones de baño de estilo victoriano pintados de manera audaz con colores primarios y secundarios forman una línea a lo largo de la playa en Muizenburg. Las pequeñas casas son los vestigios de los días en que las mujeres caminaban a la playa, con sus vestidos llenos de adornos, buscando un lugar para cambiarse y ponerse un traje de baño un poco menos engorroso.

Los salones de baño ahora se usan más para guardar tablas de surf o elementos para construir castillos de arena, pero los vivos colores siguen conectando a quienes los ven con tiempos pasados.

3. Shibuya (Tokio, Japón)

El resplandor de la Tokio moderna brilla más en la intersección afuera de la Estación Shibuya, generalmente calificada como la más concurrida del mundo. Cuando las luces están en rojo, unos 1.000 peatones cruzan la calle en todas las direcciones al mismo tiempo.

Alguna vez una maraña de señales de neón, Shibuya ahora se ilumina con vallas electrónicas de mayor voltaje, de todos los colores posibles.

4. Desierto Pintado (Arizona, Estados Unidos)

Desierto Pintado (Arizona).

Arcilla y rocas arenosas han esculpido espectaculares formaciones de tonos increíbles en el Desierto Pintado de Arizona. Las distintas capas de piedra se muestran de color lavanda, naranja, rojo, gris y rosado, que también representan distintos niveles de la historia geológica.

Los colores pueden cambiar a medida que el sol atraviesa el cielo. Pero el que casi nunca se ve es el verde. El paisaje es hermoso, aunque árido.

5. La Boca (Buenos Aires, Argentina)

Famoso por el fútbol, el tango y los vívidos colores de sus casas, La Boca es un barrio de clase trabajadora, que al mismo tiempo reúne algunas de las atracciones turísticas más famosas de la capital de Argentina.

Una calle adoquinada, llamada Caminito, está rodeada de construcciones pintadas con colores alegres, músicos callejeros y vendedores ambulantes de obras artísticas.

6. Moscú (Rusia)

La Catedral de San Basilio, en el extremo sur de la Plaza Roja, representa a Rusia más que cualquier otra obra arquitectónica. Normalmente envuelta en nieve y filmada con tonos tristes en las películas estadounidenses, la gloria de esta catedral del siglo XVI puede ser una revelación para quienes la visitan. Doscientos años después de su construcción, le fueron añadidos distintos tonos de rojos, verdes y azules.

7. Nueva Inglaterra en otoño

Una pequeña industria rodea el Festival Anual del Otoño de Nueva Inglaterra (Estados Unidos), lo que ayuda a los visitantes a predecir cuándo y dónde observar los colores del otoño en su apogeo. Los tonos dorados, escarlatas y morados varían de lugar en lugar y de año a año, pero explorar la zona es parte de la diversión, mientras se conduce por las montañas.

8. Antigua (Guatemala)

Antigua (Guatemala).

Rodeada de volcanes humeantes, Antigua muestra hoy sus colores como eran originalmente, en los tiempos de la colonia. Esta antigua ciudad es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y cada una de sus casas está pintada de un tono que pertenece a una paleta de 12 colores, entre amarillos suaves, rosados, azules y rojos, con nombres como Rojo Santo Domingo o Amarillo La Merced.

Cuando llueve, las montañas que rodean a la ciudad explotan en varios verdes, lo que hace que Antigua parezca una flor en lo alto de un jardín.

9. Mercado Flotante de Damnoen Saduak (Tailandia)

Las canoas llenas de frutas del dragón rosadas, manzanas rojas y mangostanes morados se bambolean a lo largo de los canales de los mercados flotantes de Bangkok. Uno de los mejores es el Damnoen Saduak, al que los vendedores llevan sus botes muy temprano en la mañana, hasta que el calor del mediodía hace que sea imposible seguir allí.

Estos mercados flotantes ofrecen una interesante mirada al pasado de Tailandia y a los días ya casi impensables en que los carros no tenían taponadas las calles de Bangkok.

10. Parque Nacional del Valle de las Flores (India)

A primera vista, una foto del Valle de las Flores en Uttarakhand podría confundirse con una pintura con aerógrafo de un paisaje de fantasía. Los valles de los Himalayas occidentales están llenos de una gran cantidad y variedad de flores alpinas.

Cuando uno está aquí es difícil creer que la naturaleza haya plantado tantos amarillos, violetas, rosados y anaranjados en un solo lugar. Tal vez por eso este sitio aparece mencionado en la mitología hindú. Es un lugar más para los dioses.

11. Cinque Terre (Italia)

Cinque Terre (Italia).

La historia de los cinco pueblos pasteles del Cinque Terre se remonta al inicio de la Edad Media, abrazando dramáticos acantilados sobre el océano, entrelazados por angostos caminos que se abren paso en un terreno aparentemente inexpugnable.

Los jardines tallados en las laderas de las colinas se complementan con castillos e iglesias que hacen de este un paisaje muy parecido al de 'Game of Thrones'. En estos pueblos encantadores los carros están prohibidos y ya se planea limitar el número de turistas, para que los colores mantengan algo de su magia antigua.

12. Provenza (Francia)

El verano es la temporada de la lavanda en Provenza, pues en sus terrenos montañosos florecen estas plantas de un color mundialmente famoso, tan seductor como su olor. En junio y julio los campos están atestados de lavandas, y en agosto las destilerías se preparan para producir todo tipo de productos con la fragancia de estas flores.

13. Campos de tulipanes (Holanda)

Campos de tulipanes en Holanda.

Al final de la primavera, normalmente cuando termina abril, los campos de tulipanes de Holanda alcanzan su máximo esplendor. Pero no son las únicas flores que vale la pena visitar en este país, donde también crecen jacintos y narcisos, entre otras flores coloridas. Eso sí, los tulipanes son los que más variedad y cantidad ofrecen. Cuando están floreciendo, basta alquilar una bicicleta para explorarlos.

14. Depresión de Danakil (Etiopía)

La Depresión de Danakil es uno de los lugares más hostiles del planeta. El calor sofocante puede ser opresivo, sin hablar de géiseres miniaturas que disparan aguas ácidas y rupturas en la Tierra que vomitan lava fundida ardiente.

El calor crea espejismos que flotan sobre las piscinas y entre domos salinos. Esta remota región se llama Afar. La mayoría de sus visitantes son geólogos y astrobiólogos, que imaginan cómo será la vida en otros planetas, en colores tan inusuales en la Tierra.

15. Lago Natron (Tanzania)

Lago Natron, en Tanzania.

El agua del Lago Natron es una mezcla tóxica de sal y soda. Unos pocos peces sobreviven en sus orillas, pero el lago alberga básicamente microbios que tiñen de un rojo brillante el agua, junto con costras de sal que cubren la superficie con hilos blancos y rosados.

Las aves y otros animales que tienen la mala suerte de morir en el agua son cubiertos por una capa calcárea de carbonato de sodio, lo que crea la ilusión de que sus cuerpos se convirtieron en piedra.

16. Río de Janeiro (Brasil)

Los colores del arco iris salpican las construcciones de la Praça Cantão en la favela Santa Marta de Río de Janeiro. Desde hace un tiempo, Santa Marta hace parte del circuito turístico de esta ciudad brasileña, gracias a un proyecto liderado por los artistas holandeses Jeroen Koolhaas y Dre Urhahn que hoy se ha expandido alrededor del mundo, con coloridos murales que han transformado barrios peligrosos.

17. Zhangye Danxia (China)

Parque Geológico Nacional Zhangye Danxia (China).

Las Montañas del Arco Iris de China, en el Parque Geológico Nacional Zhangye Danxia, parecen un accidente, como si un niño gigante hubiera derramado sus cubos de pintura sobre las laderas y las hubiera manchado de azul, amarillo, rojo y verde. Los colores se forman por el hierro y otros minerales que están mezclados en las rocas arenosas de las colinas. Los pigmentos emergen tras años de oxidación y erosión que han desgastado el paisaje.

18. La ciudad de los paraguas flotantes (Águeda, Portugal)

La primera vez que el ‘cielo’ se llenó de paraguas de colores fue en 2011, durante el Festival de Arte de la ciudad de Águeda, lo que protegió a los que caminaban en las calles del intenso sol del verano. Varios cables conectan los techos de las casas para enlazar sombrillas de colores brillantes que iluminan el cielo y llenan de luces de colores el pavimento. Parece que flotaran.

19. San Juan de Terranova (Canadá)

Las casas victorianas de San Juan fueron alguna vez construcciones grises, tan grises como un cielo nublado. Pero a finales de la década de 1970, un movimiento por el patrimonio inspiró a los residentes a que pintaran las paredes exteriores de sus hogares de colores brillantes, desde azul y rojo hasta amarillo y naranja.

20. Kulusuk (Groenlandia)

Kulusuk (Groenlandia).

Con menos de 500 residentes, Kulusuk es distante incluso para los estándares de Groenlandia. Esta isla está ubicada en medio de témpanos de hielo lejos del área continental del país, entre el azul profundo del norte del Océano Atlántico.

Es una tierra áspera, de cazadores, pescadores y, cada vez más, turismo de aventura. Las casas de la ciudad están pintadas de rojo, naranja y azul. Y esos puntos de color sostienen la vida en una región donde muy pocas personas son capaces de vivir.

21. Selangor (Malasia)

La i-City de Selangor es una curiosa mezcla de centro de desarrollo de alta tecnología y parque de diversiones, que incluye un palacio de hielo llamado Snowalk, con interiores conservados a temperaturas heladas para preservar habitaciones de hielo iluminadas con varios colores.

Cada tarde, afuera, en medio del calor tropical, millones de luces brillantes iluminan los árboles de todos los colores artificiales que puedas imaginar.

22. Auroras boreales

Las auroras borales, y su contraparte del sur, titilan y forman curvas en el firmamento mientras los vientos solares quedan atrapados en el campo magnético de la Tierra. Son visibles en ambos polos, sobre todo en noches con un clima despejado, aproximadamente dentro del Círculo Ártico. Los colores cambian a medida que las partículas solares interactúan con gases en la atmósfera.

Es imposible captar en fotos las luces brillantes que emiten. Y quienes las ven por primera vez suelen asustarse. La Policía de Islandia tuvo que advertirles a los turistas que detengan sus carros para ver las auroras boreales, tras una serie de accidentes que involucraban a conductores tan extasiados con el espectáculo que no podían concentrarse en las vías.

23. Times Square (Nueva York)

Times Square.

Times Square convierte el capitalismo estadounidense en pantallas electrónicas de mucha potencia que explotan luminosidad en varias calles, con avisos publicitarios, tableros de noticias y luces que cambian todo el tiempo. En Times Square siempre hay algo que mirar, algo que trata de ser más grande, más brillante y más sexy que cualquier cosa que haya salido antes.

Aquí las viejas luces de neón están siendo casi todas reemplazadas por nuevas y audaces pantallas, tan brillantes que a veces es difícil saber si es de día o de noche.

24. Legoland (Dinamarca)

Legoland ha establecido varias colonias alrededor del mundo, pero el Billund Resort en Dinamarca sigue siendo la vitrina por excelencia de los famosos ladrillos de plástico que han ocupado las mentes de niños y también adultos– por generaciones.

Lego se ha ramificado en tantas variedades de pequeños ladrillos, atados a películas o personajes de historietas, que este parque temático es un recordatorio de la alegría sencilla de los bloques de construcción originales, de colores primarios y secundarios. Pero claro, allí está exhibida toda la variedad de Lego, con coloridos castillos, ciudades y animales.

25. Venecia

Los canales de Venecia crean un reflejo de las construcciones que se alinean en las orillas, por lo que los tonos naranja, rojos y amarillos se extienden arriba y abajo.

Los palacios del Renacimiento se reflejan en tonos majestuosos, pero los habitantes de la isla de Burano sí saben lo que es vivir en medio de vivos colores. Allí cada casa debe ser pintada de un color distinto por los vecinos, y ser repintada cada dos años para evitar el decoloramiento.