(CNN) - Un tiroteo en el hospital Bronx-Lebanon en Nueva York dejó al menos cinco víctimas,además del sospechoso del ataque y la mujer encontrada muerta cerca de él.

Tres de esas cinco víctimas están en estado grave por heridas de bala, dijo una fuente policial a CNN.

El atacante se quitó la vida.

Se encontró sangre en las paredes y una escalera, dijo la fuente.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo en conferencia de prensa que el tiroteo no fue un acto de terrorismo.

El sospechoso se disparó a sí mismo. Llevaba una bata de laboratorio y un carnet de identificación.

Se cree que el atacante es un exempleado del hospital, según le dijeron a CNN fuentes cercanas.

El alcalde de la ciudad Bill de Blasio está al tanto de la situación, según las autoridades, y está en camino al lugar de los hechos.