(CNN) - La política de Estados Unidos hacia Corea del Norte ha entrado en una impredecible nueva era, dicen los analistas, luego de que ese Estado hiciera pruebas nucleares que podrían alcanzar “cualquier parte del mundo”.

Adam Mount, investigador senior del Center for American Progress, dijo que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene pocas buenas opciones para responderle a Corea del Norte.

“Es un gran umbral… una muy difícil pregunta sería si Donald Trump se siente como si lo estuvieran arrinconando y no tiene opciones diferentes a la guerra”, dijo Mount.

“Creo que con lo que tendremos que lidiar en Washington es que ninguna de nuestras tácticas o de nuestras palancas ya no significan lo mismo”, agregó el analista.

Este martes, Corea del Norte anunció en la televisión estatal que había hecho una prueba exitosa de un misil balístico intercontinental (ICBM por sus siglas en inglés) por primera vez, algo que ha sido visto durante mucho tiempo como una línea roja en las ya tensas relaciones bilaterales.

Euan Graham, director del Programa de Seguridad Internacional en el Lowy Institue de Sidney, describió el desarrollo como un fracaso de la política exterior de Estados Unidos, que se remonta al gobierno del presidente Bill Clinton.

“Es un fracaso que va más allá de cualquier gobierno (de EE.UU.)”, dijo. “Un ICBM de hecho lleva la amenaza de Corea del Norte justo al suelo de Estados Unidos… Esa es la peligrosa dinámica que será un motor para la respuesta de los Estados Unidos”.

En el pasado, Corea del Norte ha amenazado en varias oportunidades con atacar a Estados Unidos con armas nucleares y el régimen dice tener capacidad técnica para hacerlo.

Trump en enero: ‘No pasará’

Durante meses, ha habido indicios de que una prueba con misil intercontinental por parte de Corea del Norte era inminente. En enero, el líder norcoreano, Kim Jong-un, anunció que el programa de misiles de su país seguía creciendo rápidamente.

“Las investigaciones y el desarrollo de armas tecnológicas de vanguardia están progresando activamente y fortaleciendo nuestras capacidades de defensa”, dijo Kim.

El entonces presidente electo Donald Trump respondió en Twitter diciendo que a Corea del Norte no se le permitiría crear armas nucleares con la capacidad para alcanzar a Estados Unidos.

“Corea del Norte acaba de empezar las etapas finales del desarrollo de un arma nuclear capaz de alcanzar algunas partes de Estados Unidos. ¡Eso no pasará!”, tuiteó Trump en ese momento.

En abril, durante la celebración del Día del Sol de Corea del Norte, un misil fue exhibido por toda la capital, Pyongyang. Los analistas dijeron que podría ser un tipo de ICBM.

“Estados Unidos falló en prevenir que Corea del Norte procesara su material nuclear, no les impidió probar misiles nucleares y ahora estamos en el umbral donde Corea del Norte no solo tiene un misil básico sino siete tipos diferentes y todos sorprendentemente sofisticados”, dijo Graham.

¿Aprendiendo a vivir con una Corea del Norte armada?

Los expertos dicen que no hay opciones buenas para que el gobierno de Trump lidie con una Corea del Norte fuertemente armada.

“No puedes tratar de parar a Corea del Norte cruzando un umbral que ya ha sido cruzado. ¿Para qué son las sanciones? ¿Qué ganamos presionando a China o a Corea del Norte? Creo que tenemos que dar un paso atrás y repensar”, dijo Mount.

Era poco probable que la política preferida de compromiso diplomático impulsado por el nuevo presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, fuera aceptable "por el momento" en el que se da, según Mount, mientras que un ataque militar seguía siendo algo "insostenible".

“Sería devastador y en contra de los intereses de Estados Unidos”, dijo él, refiriéndose a la probable gran cantidad de pérdida de vidas en la capital de Corea del Sur, Seúl, que está justo al otro lado de la capital norcoreana.

Graham dijo que el resultado probable podría ser aprender a vivir con una Corea del Norte nuclear y agresiva.

“El punto final inevitable sería que viviéramos con una Corea del Norte nuclear con misiles de largo alcance de alguna manera y es solo una cuestión de tiempo hasta que Washington se trague la píldora amarga”, dijo él. “(De cualquier manera) tenemos sin duda un camino rocoso para el resto de este año."

¿Qué puede hacer China?

Trump ha defendido desde hace mucho tiempo una política de presionar a China con su vecino y tenue aliado, Corea del Norte. Luego del lanzamiento de este martes, incluso sugirió en Twitter que China “tal vez haga un movimiento de peso” sobre Corea del Norte.

Pero desde la semana pasada Estados Unidos parece haber regresado a la política confrontacional con China mientras pierde la fe en la habilidad de Beijing de ponerle freno a Pyongyang.

“Creo que ahora es imposible para los chinos argumentar que están restringiendo a Kim Jong-un. Si él ha llegado al umbral de una prueba con un misil intercontinental y lo afirma, entonces demuestra que no está amenazado por las reacciones de China ni por otras sanciones de la ONU”, dice Graham.

“Es un insulto para China”, agregó.

Pero Graham dijo que también es probable que China culpe a Estados Unidos, diciendo que si Trump hubiera escuchado sus llamadas para que retrocediera retroceder a los ejercicios surcoreanos a cambio de una congelación de la política nuclear y el programa de misiles de Corea del Norte, todo esto no hubiera sucedido.

“Creo que los chinos tratarán de esquivar cualquier culpa y dirán que no pueden controlar a Corea del Norte”, puntualizó el experto.