(CNN) - Es emocionante ver cómo un animal salvaje acecha a su presa, acaricia con el hocico a sus bebés o baila su ritual de acoplamiento. Hacer senderismo y aventurarse en territorios inexplorados para observar animales salvajes en su hábitat natural le agrega una dosis adictiva de adrenalina. Y la estamos pidiendo más que nunca.

Más allá de los tradicionales safaris africanos, los viajeros hoy buscan encuentros con los animales salvajes, que sean más acelerados, desafiantes y auténticos. Lo más emocionante es descubrir terrenos que alguna vez fueron inaccesibles para los turistas y estar frente a frente con especies extrañas.

Estas son las estrellas de los viajes de fauna silvestre: las que empujan los límites de los extremos de la Tierra. Imagínate nadando con tiburones ballena en las aguas profundas de Djibouti o hacer una travesía por el Ártico siberiano para compartir con pastores de reno nómadas.

1. Renos en Rusia

Muy por encima del Círculo Ártico, los Nenets, pastores indígenas de renos nómadas, viven en la orilla del extremo del Ártico siberiano. Para llegar a esta tierra aislada, que pocas personas han pisado, debes viajar en tren, bus y trekol, un gran camión.

Hasta hace poco, los Nenets comenzaron a recibir a viajeros intrépidos que quieran vivir y aprender de ellos. Este viaje desafía todos los límites de la aventura. En la tundra congelada las temperaturas pueden llegar hasta -50 grados Celsius.

¿Cómo llegar allí? Hay viajes de 15 días vía Moscú y San Petersburgo con la agencia Intrepid Travel desde 2.880 dólares.

2. Elefantes en Gabón

Hacer rafting en el entorno salvaje del Parque Nacional Ivindo de Gabón no es un safari típico. Quienes se animan dicen que han remado tranquilamente frente a gorilas en sus ambientes exuberantes y naturales, que han tenido a pocos metros de distancia a elefantes de la selva y astutos chimpancés que saltan a las copas de los árboles.

Eso sí, no esperes encontrar a más gente haciendo lo mismo.

Cada vez más, Gabón se está posicionando como un destino turístico de animales salvajes y ecológico.

¿Cómo llegar allí? La empresa Secret Compass organiza expediciones de 16 días desde 4.500 dólares.

3. Descubrir fosas en Madagascar

El depredador carnívoro más grande de Madagascar, la fosa, puede medir casi 2 metros de largo. Ver una es muy raro e impresionante.

La fosa es un cruce entre un gato y una mangosta, especie endémica de Madagascar, y puede verse en el bosque de Kirindy. El camino para buscarla atraviesa varias especies de árboles Baobab, también endémicos de la cuarta isla más grande del mundo. Además, te encontrarás con muchas de las 106 especies de lémures que existen, la mayoría en vía de extinción y también endémicos.

¿Cómo llegar allí? Rothschild Safaris tiene safaris de ocho días para ver fosas y lémures, que incluyen un atardecer espectacular en L'Allee des Baobabs y Tsingy, Patrimonio Mundial de la Unesco. Desde 2.680 dólares por persona.

4. Gorilas en la República Democrática del Congo

Si te aventuras en lo profundo de la selva ecuatorial del Parque Nacional Kahuzi-Biega, en la República Democrática del Congo, podrás ver gorilas de tierras bajas. Y si lo haces pronto, podrás decir que fuiste uno de los primeros en explorar una región que está emergiendo como un destino turístico de primera categoría, en donde también se llevan a cabo proyectos con las comunidades locales.

¿Cómo llegar allí? Hay viajes de 14 días por República Democrática del Congo, Burundi y Ruanda con Wild Frontiers desde 7.350 dólares. Los permisos para ver gorilas de montaña son mucho más baratos en la República Democrática del Congo (400 dólares por persona) que en Ruanda (1.500 dólares).

5. Osos polares en una expedición por el Ártico

Si recorres los glaciares relucientes y la tundra congelada, te lanzas al Océano Ártico lleno de extrañas belugas, ballenas azules y ballenas polares. Agrégale a eso focas barbudas, morsas y renos del Ártico y podrás decir que estuviste en la remota isla de Spitsbergen, en Noruega.

Bueno, casi. La travesía será completa si logras ver al rey del Ártico: el majestuoso oso polar. Las expediciones incluyen visitas a espectaculares fiordos y remotos pueblos mineros en la tierra del sol de medianoche.

¿Cómo llegar allí? Hurtigruten ofrece expediciones de 10 días desde 5.670 dólares. Si tienes poco tiempo, hay una de 6 días desde 1.490 dólares.

6. Pingüinos emperadores en la Antártica y las Islas Georgia del Sur y Malvinas (Falkland)

La Península Antártica alberga la mitad de los pingüinos emperadores del mundo, los más grandes de su especie. El Océano Glacial Antártico es el destino final de los amantes de la naturaleza, rico en fauna silvestre.

¿Cómo llegar allí? Navega hasta el extremo sur del mundo en un viaje de 22 días con G Adventures. Comienza en Montevideo (Uruguay) y termina en Ushuaia (Argentina). Desde 9.670 dólares por persona.

7. Esnórquel con medusas en el Sudeste de Asia

El lugar privilegiado para nadar con medusas solía ser la isla de Palau, en la Polinesia, pero esas excursiones están suspendidas por las condiciones ambientales que han disminuido el número de esas criaturas.

Pero tranquilo. Todavía puedes hacerlo en un área protegida de la provincia indonesia de Papúa Occidental, en el remoto archipiélago Raja Ampat, donde se encuentra uno de los ecosistemas de arrecifes de coral más ricos del mundo. No olvides llevar tu cámara submarina.

¿Cómo llegar allí? Es difícil llegar al archipiélago. Misool Eco Resort House Reef es un exclusivo hotel especializado en buceo con lujosas cabañas. Los guías hacen tres o cuatro inmersiones diarias y hay biólogos marinos que dan conferencias. Si vas solo por el día puedes hacerlo con Divequest Diving Holidays.

8. Buscar al leopardo de las nieves en Ladakh (India)

Uno de los animales más esquivos y amenazados de la Tierra, el leopardo de las nieves, patrulla terrenos extremadamente inhóspitos. El Reino Himalaya de Ladakh, en la India, es un brutal y dramático macizo de montañas y hielo.

Allí, a donde puedes llegar caminando y en camionetas 4×4, podrás ver al llamado ‘Fantasma del Himalaya’. Observarlo es un privilegio reservado solo para los valientes que sean capaces de enfrentar las desafiantes condiciones climáticas de la zona.

¿Cómo llegar allá? Te recomendamos hacerlo con Steppes Travel, que ofrece expediciones de 14 días desde 5.800 dólares.

9. Pandas gigantes en las montañas de China

Las Montañas Minshan de la provincia china de Sichuan y la Meseta Tibetana son el último hábitat salvaje del panda gigante. Esa red de reservas naturales aisladas que cuenta con el apoyo de la World Wild Fundation for Nature (WWF), también alberga osos luna, takines peludos que se parecen a una cabra, ovejas azules y monos dorados.

¿Cómo llegar allí? Haz un viaje de 12 días para explorar las reservas naturales con Natural Habitat Adventures, desde 10.495 dólares por persona.

10. Nadar con tiburones ballena en Djibouti

Con bocas que miden hasta 1,4 metros de ancho y una longitud de hasta 14 metros, es tranquilizante saber que los tiburones ballena solo comen plancton. Hallar a estos enormes animales en aguas abiertas es sobrecogedor. Las reuniones anuales son aisladas y poco frecuentes. Pero la Bahía de Ghoubet, al oeste de Djibouti, es una de las áreas preferidas por estos dóciles gigantes del mar.

¿Cómo llegar allí? El Hotel Sheraton Djibouti ofrece paquetes para hacer una expedición y ver a los tiburones ballena.

11. Nutrias gigantes en Guyana

Descritas como perros acuáticos o comadrejas enormes, estos gigantes de río que están desapareciendo rápidamente pueden verse en uno de sus últimos refugios en Sudamérica: Karanambu, en Guyana. Las nutrias carnívoras de río pueden crecer hasta el tamaño de un humano.

¿Cómo llegar allí? Una viaje de 14 días por este territorio inexplorado, en algunas de las cascadas más poderosas y altas del mundo (Kaieteur), con Journey Latin America cuesta 5.340 dólares por persona.