(CNNMoney) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con aumentarle los aranceles a China y México durante su campaña. Ahora las dos naciones podrían hacer equipo para su propio acuerdo comercial.

El embajador de China en México, Qui Xiaoqi, enfatizó que su país está dispuesto a hablar con México sobre un "acuerdo de libre comercio".

"No hay ninguna dificultad por parte de China", dijo Qui la semana pasada. "Tenemos un gran interés en profundizar y ampliar estos lazos".

LEE: Estas son las prioridades de México, Canadá y EE.UU. en la renegociación del TLCAN

Trump se reunirá con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, esta semana en la Cumbre del G20, en Alemania. Será su primera reunión desde que Trump asumió el cargo. Trump también se sentará con el presidente de China, Xi Jinping.

La reunión de Trump con Peña Nieto es crítica para ambos países: el mandatario mexicano se iba a reunir con Trump en Washington en enero. Pero en ese entonces Trump tuiteó que él sólo iría si México pagaba por el muro en la frontera. Peña Nieto canceló su viaje e hizo hincapié en que México no pagaría por el muro.

LEE: EE.UU. y México evitan guerra comercial sobre azúcar

Junto con Canadá, México y Estados Unidos empezarán a renegociar el TLCAN, el acuerdo de libre comercio entre las tres naciones, a fines de agosto.

Trump ha amenazado con retirarse del TLCAN, y frecuentemente lo califica de terrible. El presidente de EE.UU. culpa a México y al tratado por la fuerte caída en los empleos manufactureros en Estados Unidos.

Mientras tanto, México busca otras alianzas económicas. Y China dice que está dispuesta.

El secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, planea visitar China en septiembre.

Pero no está claro cuánto interés genuino hay en un acuerdo comercial, o si las partes simplemente lo están planteando.

"Es en cierta medida una maniobra política ... intentar establecer un frente unido contra Estados Unidos", dice Edward Glossop, economista de Capital Economics, una firma de investigación. "No tienen mucho sentido los números, no es un tratado obvio".

Pero mientras el destino de las relaciones entre Estados Unidos y México permanezca incierto, la charla comercial con China refuerza el mensaje de México a Trump: estamos buscando otras opciones.