Ciudad de México (Expansión) - Los empleados de una organización deberían tener un patrocinador en lugar de un mentor, especialmente las mujeres.

De acuerdo con la investigación “Mujeres, Tenemos un Problema” elaborada por Right Management de ManPower, solo una de cada cinco mujeres habla con su superior para hablar de su crecimiento laboral.

El estudio, que fue realizado con encuestas a 4.400 personas de 15 países, arroja que las mujeres reciben mucha tutoría y poco patrocinio o apoyo. Pero, ¿cuál es la diferencia entre uno y otro?

Según Javier Vargas, vicepresidente de Right Management para Latinoamérica, el mentor es una persona que te ayuda a trabajar en general pero no se enfoca en las habilidades de liderazgo.

“El mentor no ayuda a las mujeres a crecer”, asegura.

En cambio, un sponsor o patrocinador es aquella persona que impulsa, promueve y prepara a las mujeres (y hombres) a que se muevan a un puesto de mayor rango u otra área que sea de su interés.

“El patrocinio va un nivel más adelante porque te ayuda a triunfar. Un patrocinador te dará consejos y asesorías para darte a conocer ante otras áreas”, refiere Vargas.

MIRA: El desafío de la brecha económica para las mujeres en América Latina

(Crédito: Stock/Getty Images)

Para promoverse en una organización, dice Vargas, es importante tener un autoconocimiento de tus habilidades, lo que quieres y necesitas aprender para obtener ese puesto.

Entre las ventajas de tener a una mujer en un puesto de liderazgo, Vargas destaca que aquellas empresas que tienen mujeres en esos cargos genera una buena percepción y provoca que las personas quieran trabajar ahí.

“Las empresas que tienen a mujeres en puestos de liderazgo son más rentables”, asegura Vargas.

LEE: Las tres estrategias para acabar con la brecha salarial en 27 años

Forma de combatir la rotación de personal

El ‘coco’ de muchas organizaciones es la rotación de personal, y de acuerdo con el estudio de Right Management de Manpower, una charla sobre el plan de carrera impacta de la siguiente manera:

  • 82% estaría más comprometido con la organización
  • 78% compartiría sus ideas de forma libre
  • 75% permanecería con su empleador actual

Así que ya lo sabes, si la rotación de personal en tu empresa es una constante, empieza por implementar estas conversaciones con tu equipo.