(CNN Español) - El dirigente opositor venezolano Leopoldo López salió de la cárcel de Ramo Verde y fue puesto en prisión domiciliaria, confirmaron a CNN sus familiares.

A través de su cuenta de Twitter, el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela confirmó que otorgó casa por cárcel a López por "problemas de salud".

En una nota de prensa, el organismo amplió diciendo que "la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia se avocó de oficio a la causa contra el ciudadano Leopoldo López, en virtud que existían serios señalamientos de irregularidades sobre la distribución de expediente a un Tribunal de Ejecución, asimismo y en virtud de información recibida sobre la situación de salud del dirigente político, el magistrado ponente Maikel Moreno, consideró ajustado a derecho otorgar una Medida Humanitaria, la cual se hizo efectiva este mismo viernes 7 de julio".

El presidente venezolano Nicolás Maduro respaldó este sábado en la tarde la determinación del TSJ y recordó que fue la fiscal general Luisa Ortega quien acusó al líder opositor:

"Yo jamás moví ni un dedo porque jamás he intervenido en las decisiones del Ministerio Público. Tengo moral, carajo, para decirlo, porque he sido un presidente de moral, de ética y no tengo rabo de paja con nada ni con nadie", señaló Maduro este sábado.

El Presidente dijo que apoya la medida a pesar "de las diferencias absolutas y profundas que tengo con el señor (Leopoldo López) y espero, así lo digo (...) ojalá esta medida de la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz, y del TSJ, sea entendida y el señor (Leopoldo López) después de casi cuatro años en Ramo Verde, lance un mensaje rectificación y de paz porque el país quiere paz".

En entrevista con Fernando del Rincón de CNN en Español, el Defensor del Pueblo de Venezuela, Tarek William Saab, dijo que a Leopoldo López se le ha colocado un dispositivo electrónico en el tobillo.

El también opositor Henrique Capriles dijo que tiene que darse la libertad plena de Leopoldo López.

En septiembre de 2015, López fue hallado culpable de los delitos de instigación pública, asociación para delinquir y determinador en daños e incendio en relación a los hechos de violencia desatados tras una manifestación opositora en febrero de 2014, que dejaron un saldo de 43 muertos. Fue condenado a más de 13 años de cárcel.

En su acusación y condena participó la fiscal general Luisa Ortega, quien en las últimas semanas pasó de ser considerada una ficha del chavismo a ser llamada traidora por el oficialismo y una figura clave en la lucha contra la Asamblea Constituyente convocada por Maduro. 

En una entrevista publicada este sábado por el diario chileno La Tercera, Ortega aseguró que celebra la decisión del TSJ pues "todo lo que sea a favor de la libertad de las personas lo considero positivo, más si contribuye a la paz y estabilidad del país". Sin embargo, dijo que "hay que tener cuidado en el contexto en el que se toman estas decisiones" pues es el de una "crisis política y de una profunda falta de credibilidad y de respeto hacia el Tribunal Supremo de Justicia".

"El hecho de que hayan tomado esa decisión no significa que esos magistrados mágicamente sean ahora legítimos. A todo evento siempre prevalecen los derechos del detenido, por encima de cualquier interés artero e inconfesable", afirmó Ortega.

El viernes, su esposa, Lilian Tintori, dijo en una serie de tuits que, después de 32 días sin poder entrar a la cárcel de Ramo Verde, finalmente pudo verlo durante una hora.