(CNN) - El secretario general de la Casa Blanca, Reince Priebus, rechazó este domingo el reporte sobre la reunión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con su par ruso, Vladimir Putin, durante la cumbre del G20 en Alemania.

Durante una entrevista con "Fox News Sunday", Priebus dijo que Trump no creyó la afirmación de Putin de este viernes de que Rusia no intentó influenciar la elección presidencial de 2016.

El secretario general de la Casa Blanca, Reince Priebus, en la Casa Blanca, el 1 de junio de 2017. (Crédito: BRENDAN SMIALOWSKI/AFP/Getty Images)

“El presidente no creyó de ninguna manera la negación del presidente Putin”, dijo Priebus. "Lo que el presidente hizo fue que inmediatamente llegó a la reunión habló sobre la intromisión rusa en la elección presidencial y se refirió al tema en al menos dos oportunidades separadas”.

Priebus dijo que una “gran parte” de la primera reunión entre los dos líderes estuvo dedicada a la cuestión y ofreció lo que dijo que era la posición de Trump.

“Él dijo que probablemente se entrometieron en las elecciones. Ellos se entrometieron en la elección”, dijo Priebus. “Otra cosa que dijo —que volvió loca a la prensa, pero es un hecho absoluto— es que otros también lo hicieron. Y es verdad. China lo ha hecho, Corea del Norte lo ha hecho, y lo han hecho consistentemente durante muchos muchos años”.

Trump tuiteó este domingo en la mañana que “presionó fuertemente” a Putin dos veces sobre la intromisión en la elección y que ambos discutieron sobre la formación de "una unidad de seguridad cibernética impenetrable" y un alto del fuego en algunas partes de Siria.

También tuiteó que “Es hora de continuar trabajando constructivamente con Rusia”.

Priebus dijo que los tuits de Trump no significan que Rusia estuviera “libre de culpa”.

“Puedes caminar y masticar chicle al mismo tiempo”, dijo Priebus. “Necesitamos continuar y de hecho tal vez trabajar con Rusia para traer la paz en Siria”.

Y en cuanto a las áreas de desacuerdo entre los dos países sobre Siria, Priebus sugirió la posibilidad de llegar a un acuerdo, incluyendo la posición del presidente sirio, Bashar al Assad, al que Rusia apoya y Estados Unidos ha dicho que es un déspota violento.

“Aún falta por ver lo que pasará con Assad”, dijo Priebus. “Ciertamente es un carnicero”.

El exdirector nacional de Inteligencia, James Clapper, le dijo a CNN este jueves que él no sabía de ninguna evidencia que sugiriera que otros países, además de Rusia, hubieran estado involucrados en la intromisión electoral.

Estados Unidos ha acusado en el pasado a China y a Corea del Norte de hacer esfuerzos para hackear a Estados Unidos, como en 2015 cuando dijo que China probablemente estaba detrás del hackeo a la Oficina de Personal, y el FBI dijo que Corea del Norte hackeó Sony Pictures en 2014.

Los comentarios de Priebus, en la mañana del domingo, llegan después de la más reciente afirmación del gobierno de Trump de que el presidente cree que Rusia intentó influenciar la elección de 2016, que fue la conclusión de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos.

La embajadora de Estados Unidos en las Naciones Unidas, Nikki Haley, dijo en el programa "State of the Union", de CNN, que Trump fue contundente en la reunión, y Rusia estaba "tratando de salvar la cara" al negar cualquier interferencia electoral.