(CNN) - Qatar hizo una serie de acuerdos secretos con sus vecinos del Golfo, en 2013 y 2014, en los que se le prohibía el apoyo a la oposición y grupos hostiles en esas naciones, así como en Egipto y Yemen.

La existencia de los acuerdos ha sido conocida, pero tanto el contenido como los documentos mismos se mantuvieron en secreto debido a la sensibilidad de los temas involucrados y al hecho de que fueron acordados en privado por los jefes de Estado. Los acuerdos fueron obtenidos exclusivamente por CNN a través de una fuente de la región con acceso a los documentos.

Los países del Golfo han acusado a Qatar de no cumplir con los dos acuerdos, lo que ayuda a explicar qué provocó la peor crisis diplomática en Oriente Medio en décadas.

Cumplir con los acuerdos fue uno de los seis principios que las naciones del Golfo establecieron como requisitos para mejorar las relaciones con Qatar en un comunicado publicado la semana pasada.

En una declaración a CNN, Qatar acusó a Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos de romper el espíritu del acuerdo y entregarse a un "ataque no provocado a la soberanía de Qatar".

El primer acuerdo, escrito a mano y con fecha del 23 de noviembre de 2013, fue firmado por el rey de Arabia Saudita, el emir de Qatar y el emir de Kuwait. Establece compromisos para evitar cualquier interferencia en los asuntos internos de otras naciones del Golfo, incluyendo la prohibición de apoyo financiero o político a grupos "desviados", término que se utiliza para describir grupos antigubernamentales.

El acuerdo, mencionado como el Acuerdo de Riad, menciona específicamente no apoyar a los Hermanos Musulmanes, que los aliados del Golfo han alegado repetidamente que apoya Qatar, así como no apoyar a los grupos de oposición en Yemen que podrían amenazar a los países vecinos.

Al justificar su boicot lanzado el mes pasado, las contrapartes del Golfo de Qatar acusan a Doha de apoyar financieramente a Hezbollah y a otros grupos terroristas, además de apoyar a los Hermanos Musulmanes en Egipto.

En el primer acuerdo, los países también se comprometieron a no apoyar "medios antagónicos", una aparente referencia a Al Jazeera —la cadena de noticias basada en Qatar y financiada por su gobierno— que otros países del Golfo acusan de impulsar a los grupos de oposición en la región, incluyendo en países como Egipto y Bahrein.

Un segundo acuerdo titulado "top secret" y fechado el 16 de noviembre de 2014, añade al rey de Bahrein, el príncipe heredero de Abu Dhabi y el primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos. Menciona específicamente el compromiso de los firmantes de apoyar la estabilidad de Egipto, incluyendo la prevención de Al Jazeera de ser utilizado como plataforma para grupos o figuras que desafían al Gobierno egipcio.

El segundo acuerdo menciona específicamente a Al Jazeera, y no a otros medios de comunicación como el saudita Al Arabiya. Después de que el acuerdo fue firmado, Al Jazeera había cerrado un canal dedicado a la cobertura de Egipto: Al-Jazeera Mubashir Misr.

Un documento complementario al pacto de 2013, firmado por los ministros de Relaciones Exteriores de los países, discute la implementación del acuerdo.

Incluye disposiciones que excluyen el apoyo de los Hermanos Musulmanes, así como grupos externos en Yemen y Arabia Saudita que representan una amenaza para la seguridad y estabilidad de los países del Consejo de Cooperación del Golfo, un grupo de seis naciones que incluye a Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Qatar .

Los acuerdos no señalan solo a Qatar, ya que las disposiciones incluidas se aplican a todos los países que lo firmaron.

En respuesta a las preguntas de CNN, un portavoz de Qatar dijo en un comunicado que Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos "han roto el espíritu del acuerdo".

"Una lectura completa de ese texto demostrará que la intención de los acuerdos de 2013/14 era asegurar que los países soberanos del CCG pudieran cooperar dentro de un marco claro", dijo el jeque Saif Bin Ahmed Al-Thani, director de la Oficina de Comunicación del Gobierno de Qatar.

"Sus demandas —que Qatar cierre Al Jazeera, obligar a la ruptura de las familias y a pagar" compensaciones "— son demandas que no guardan relación con los acuerdos de Riad ", agregó. "Además, Arabia Saudita o los EAU no utilizaron en ningún momento los mecanismos del Acuerdo de Riad para comunicar sus preocupaciones a Qatar".

Al-Thani dijo que la lista actual de demandas a Qatar "representa un ataque injustificado y sin precedentes a la soberanía de Qatar, y es por eso que han sido rechazadas por Qatar y condenadas por la comunidad internacional".