(CNNMoney) - El gobierno del presidente de Donald Trump está frenando una reglamentación de su predecesor, el presidente Barack Obama, que podría ayudar a emprendedores extranjeros a quedarse en Estados Unidos para que construyan sus nuevas empresas.

La regla, anunciada en enero de 2017, se suponía que entraría en efecto el 17 de julio, pero el Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés), publicó un documento este lunes aplazándola hasta el próximo 14 de marzo de 2018.

Según el memorando, el DHS solicita comentarios públicos sobre la anulación de la regla, y "en última instancia, podría eliminar el programa".

Bajo la Regla de Emprendedores Internacionales, los extranjeros que construyeran “negocios de rápido crecimiento” podían aplicar a visas para trabajar de manera temporal en Estados Unidos. Ese estatus se le daba típicamente únicamente a individuos que necesitaban una visa para trabajos humanitarios o alivio médico.

Intentaba ser una alternativa a la visa de emprendedores, que fue parte de la estancada ley de reforma migratoria de 2014.

Algunos países como Canadá y Francia ya tienen implementados esos cambios de visa para atraer emprendedores. Pero aquellos que buscan quedarse en Estados Unidos deben basarse en las visas existentes como la H-1B, que es una visa popular para trabajadores altamente capacitados.

Sin embargo esa visa requiere que los extranjeros demuestren que pueden ser contratados, despedidos y que pueden recibir sueldos de un empleador. Esos requerimientos pueden hacer más difíciles hacer una compañía. Algunos emprendedores eligen empezar sus negocios en otros lugares.

En un comunicado enviado a CNNTech, el Departamento de Seguridad Nacional dijo que desde que la nueva orden ejecutiva de enero ha “revisado cuidadosamente todas las políticas [del Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos] relacionadas con la autoridad de visas temporales, incluyendo esta regla”.

El gobierno del presidente Obama había esperado cerca de 2.940 aplicaciones bajo esta nueva ley por año. Algunos emprendedores, abogados de inmigración y grupos de activistas han expresado su descontento con la noticia.

“El anuncio de hoy es completamente contrario a los objetivos del Presidente Trump de crear oportunidades y crecimiento de empleo para los estadounidenses”, dijo una portavoz de la Asociación de Abogados de Inmigración en un comunicado enviado a CNNTech. “Esta no es una buena política de inmigración y no es buena para los empresarios ni para nuestra nación en general, particularmente dado el hecho que tantos estadounidenses que trabajan están buscando oportunidades de empleo”.

Todd Schulte, presidente de FWD.us —un grupo que apoya la reforma migratoria lanzado por el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, y otros líderes de la tecnología— dijo que la decisión representa un “revés”.

“Debemos alentar a los innovadores a que aporten sus nuevas ideas, experiencia y habilidades únicas a nuestro país, en lugar de incentivarlos a poner sus talentos a trabajar para nuestros competidores en el extranjero”, dijo Shulte en un comunicado.

El cofundador de PayPal Max Levchin, quien es originario de Ucrania, tuiteó: “Como inmigrante y emprendedor que ha creado decenas de miles de empleos aquí en Estados Unidos, estoy muy decepcionado con esta decisión”.