(CNN Español) - La jornada electoral simbólica que se llevó a cabo en Venezuela este domingo, en la que participaron casi 7,6 millones de venezolanos, fue celebrada por muchos venezolanos y voces internacionales, que se unieron a un llamado a que el gobierno reconozca los resultados de dicha consulta.

Muchos hicieron un llamado al gobierno a que reconozca la voluntad popular expresada en esta consulta popular que no es vinculante, pues según los resultados electorales más del 98% de los votantes rechazó la propuesta de la Asamblea Constituyente (98,4%), le pidió a los militares que defiendan la constitución existente (98,5%) y dio su apoyo a nuevas elecciones antes de que el mandato de Maduro termine en 2019 (98,5%).

La oposición se opone a la Asamblea Nacional Constituyente, que reemplazará al actual Parlamento, pues la considera fraudulenta. Pero el oficialismo dice que es un acto de votación libre y universal y que con ella se podrá avanzar hacia el diálogo y se convocarán las elecciones pendientes desde diciembre de 2016.

Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional le pidió al gobierno del presidente Nicolás Maduro “escuchar al país” para evitar que se genere más violencia.

Borges aseguró este domingo que, “matemáticamente”, el presidente Nicolás Maduro quedó revocado con la consulta popular.

“Con los votos que hoy manifestó el pueblo venezolano matemáticamente Nicolás Maduro está revocado el día de hoy, ese era el miedo que se le tenía al referendo revocatorio y por eso se impidió, por eso el Gobierno no quiere hacer elecciones más nunca”, dijo Borges en una rueda de prensa este domingo.

El opositor Leopoldo López, a quien recientemente le fue otorgada la casa por cárcel, felicitó a los venezolanos por su participación cívica en la consulta y pidió al gobierno que se cumpla con su voluntad.

Henrique Capriles calificó esta jornada como un hecho “histórico, contundente y sin precedentes”.

Henry Ramos Allup, líder opositor, dijo que los venezolanos acudieron a las urnas para “expresar su convicción de que “sí hay futuro”.

“Con este tipo de eventos es que queremos buscar la salida que el gobierno quiere negar”, dijo en un video publicado en su cuenta de Twitter.

Por su parte, este domingo los seguidores del gobierno acudieron a las urnas en un ensayo electoral convocado por el Gobierno para la elección de los miembros de la Asamblea Constituyente, que se llevará a cabo el 30 de julio. Para este sector, la Constituyente,

LEE: ¿Son vinculantes los resultados de la consulta popular realizada en Venezuela el 16J?

El presidente Nicolás Maduro se refirió al ensayo electoral como “el más grande que han tenido” el país, resaltando que "miles de personas" asistieron a la cita electoral.

Maduro hizo un llamado a la oposición para que no hubiera más violencia, para que acuda al diálogo y para que “no se vuelvan locos”.

El canciller de Venezuela, Samuel Moncada, dijo que con esta consulta la oposición lanzó "un bote de humo" pues no se sabe cuántas personas participaron realmente en este proceso.

Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral, aseguró que la consulta imputada por la oposición “es un ejercicio político” sin ningún valor jurídico.

Algo con lo que coincidió el diputado oficialista Diosdado Cabello quien dijo que la consulta no tiene efecto jurídico, ni vinculante, ni práctico y que no se sabrá verdaderamente cuántas personas participaron en este.

La oposición consideró este simulacro electoral un acto de provocación al coincidir con su convocatoria de la consulta popular, un acto realizado por los detractores del gobierno en respuesta a la negativa de someter a referéndum la iniciativa del ejecutivo para modificar la Constitución.

Voces internacionales

Varias personalidades políticas internacionales saludaron el proceso electoral venezolano.

La comisión de cinco expresidentes latinoamericanos —conformados por Laura Chinchilla, de Costa Rica; Andrés Pastrana, de Colombia; Miguel Ángel Rodríguez, de Costa Rica; Jorge Quiroga, de Bolivia y Vicente Fox, de México— hicieron un llamado a que se respeten los resultados.

"Nuestro llamado al presidente Nicolás Maduro a fin de que atienda la voluntad mayoritaria del pueblo venezolano que se ha expresado de modo inequívoco en rechazo de la constituyente ilegítimamente convocada por su gobierno y que proceda a suspenderla tal y como se lo ha recomendado la Conferencia Episcopal Venezolana y numerosos gobiernos extranjeros y organizaciones internacionales", dijo el expresidente Andrés Pastrana en un comunicado suscrito por el grupo de expresidentes, observadores internacionales de la Iniciativa Democrática de España y las Américas, IDEA.

El secretario ejecutivo de la OEA, Luis Almagro saludó la participación de los venezolanos en la consulta y añadió que todos los sectores deben asumir los resultados.

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, dijo que “la voz pacífica de más de 7 millones personas en Venezuela envía claro mensaje contra la Asamblea Constituyente”.

Heraldo Muñoz, canciller de Chile, destacó la asistencia de miles de venezolanos a participar en este proceso en ese país.

El canciller de Argentina, Jorge Fauri, dijo que espera que se inicie “el camino hacia la restitución de la democracia y el respeto de los derechos humanos de los venezolanos”.

La reacción de la Casa Blanca

La Casa Blanca expresó el lunes su preocupación por la cada vez más inestable situación política en Venezuela en medio de las protestas en curso en ese país y felicitó al pueblo venezolano por haber votado en gran número en la consulta no vinculante organizada por partidos de oposición.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, condenó "la violencia" perpetrada por "matones del gobierno" y dijo que la administración está monitoreando la situación en Venezuela.

"Felicitamos al pueblo venezolano por la enorme participación en el referéndum ayer y por la declaración inconfundible que hicieron, y que entregaron a su gobierno, y condenamos la violencia infligida por matones del gobierno contra votantes inocentes y los esfuerzos del Gobierno para erosionar la democracia en Venezuela ".

Spicer pidió que se cancelara la prevista Asamblea Constitucional del Gobierno e instó al gobierno venezolano a programar "elecciones libres y justas".