(CNNMoney) - Gran Bretaña tratará de suavizar su salida de la Unión Europea con el fin de evitar graves daños a su economía.

El canciller de la Hacienda británica, Phillip Hammond, dijo este viernes que Gran Bretaña espera negociar su “periodo transicional” hasta tres años después de dejar la Unión Europea, en marzo de 2019, durante el cual se mantendrían los términos de intercambio actuales.

“Habrá que tener un periodo durante el cual nos movamos gradualmente desde donde estamos ahora a nuestra nueva relación a largo plazo con la Unión Europea”, dijo Hammond a la BBC.

Hammond dijo que el periodo transicional, que debe terminar antes de la próxima elección general de 2022, necesita proteger la economía británica del choque que un rompimiento con la Unión Europea podría generar.

“El trabajo del Gobierno es asegurarse de que nuestra economía pueda seguir funcionando normalmente… proteger los trabajos, la prosperidad británica”, dijo.

En marzo, Gran Bretaña le dio aviso formal a la Unión Europea de su intención de salir, empezando la cuenta regresiva de dos años de negociaciones. Un periodo transicional luego de eso significa que el proceso del "brexit" tardaría cinco años.

El plan esbozado por Hammond refleja un gran cambio en el pensamiento del Gobierno desde que la primera ministra Theresa May perdió su mayoría en el Parlamento en la elección de junio.

May estaba buscando una salida limpia con la Unión Europea empezando en marzo de 2019 e incluso amenazó con levantarse de las negociaciones bajo el mantra de que “no tener acuerdo es mejor que un mal acuerdo”.

Pero el Gobierno ha moderado su posición desde la sorpresiva elección. Las empresas han presionado por un acuerdo que les dé tiempo para acostumbrarse a las nuevas relaciones con el mayor mercado de exportación de Gran Bretaña.

Hammond dijo que si la Unión Europea acepta el periodo de transición, muy poco podría cambiar justo después del "brexit".

“Espero que podamos acordar una transición que signifique que justo después de dejar la Unión Europea, los bienes puedan seguir fluyendo por las fronteras entre Gran Bretaña y la Unión Europea casi de la misma manera como lo hacemos hoy en día”, dijo Hammond.

Aparte del acceso a la gran zona de libre comercio europea, los empresarios también quieren garantías para contratar ciudadanos europeos luego de marzo de 2019. Ellos juegan un papel vital en la economía en varios campos, desde empresas de tecnología hasta bancos, servicios de salud, granjas y la industria hospitalaria.