(CNN Español) - Estados Unidos está profundamente preocupado por la decisión del gobierno venezolano de volver a poner en la cárcel a los líderes de la oposición Leopoldo Lopez y Antonio Ledezma.

LEE: Minuto a minuto: detienen a López y Ledezma, todo lo que debes saber

Según le dijo un vocero del Departamento de Estado a CNN, "esta acción es más evidencia de que el presidente Maduro es un gobernante autoritario que no está dispuesto a respetar los derechos fundamentales en Venezuela. La acción llega dos días después de la fraudulenta elección de la Asamblea Constituyente adelantada por el régimen de Maduro provocó aún más violencia en las calles, con más de 10 personas muertas. Nuestros pensamientos y oraciones están con todos los que han sufrido durante la crisis política en Venezuela".

Los opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma, que cumplían arresto domiciliario, fueron enviados a prisión de nuevo. Por el momento se sabe que fueron devueltos a Ramo Verde. Según el gobierno de Venezuela, fueron detenidos porque violaron las medidas de casa por cárcel.

Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, dijo a través de Twitter que el líder opositor venezolano fue sacado de su casa.

Tintori dijo en su mensaje que no sabía a dónde lo llevaban y responsabilizó al presidente Nicolás Maduro si algo le pasa a su esposo.

Leopoldo López había sido puesto bajo arresto domiciliario desde el pasado 8 de julio.

La semana pasada, el opositor publicó un video en sus redes sociales dirigiéndose por primera vez desde el arresto domiciliario directamente a los venezolanos, a los que pidió "seguir en las calles".

En septiembre de 2015, López fue hallado culpable de los delitos de instigación pública, asociación para delinquir y determinador en daños e incendio en relación a los hechos de violencia desatados tras una manifestación opositora en febrero de 2014, que dejaron un saldo de 43 muertos. Fue condenado a más de 13 años de cárcel.

Por su parte, Ledezma fue arrestado el 19 de febrero de 2014 cuando fuerzas del Servicio Bolivariano de Inteligencia entraron a su oficina sin orden de allanamiento y lo detuvieron. Fue acusado de conspiración y asociación para delinquir. Fue puesto bajo arresto domiciliario debido a su estado de salud.

Ambas detenciones se producen un día después de que Maduro declaró una victoria en una votación en la elección de los miembros de la Asamblea Constituyente, lo que que le permitirá consolidar aún más su poder sobre la nación devastada por la crisis. Gran parte del mundo —y muchos de los propios ciudadanos de Venezuela— han calificado el proceso como un asalto a la democracia.