(CNNMoney) - Heini Zachariassen nunca entendió bien el mundo del vino. Iba al supermercado para escoger una botella pero casi siempre sin saber por dónde comenzar, confundido y confrontado a un inevitable “muro de vino”.

Como eso lo molestaba, se las arregló para diseñar una aplicación que cataloga, organiza y clasifica millones de botellas.

“Teníamos un problema que debía ser resuelto: quiero beber vino pero no sé nada sobre vino”, dice Zachariassen.

LEE: ¿Cómo beber vino sin quitarle el corcho?

Vivino, la aplicación que te convierte en un experto en vinos.

Siete años y 25 millones de descargas después, la aplicación Vivino creada por Zachariassen es usada por una comunidad de bebedores casuales, que han revisado y calificado cerca de 12 millones de botellas de vino.

Solo debes tomar una foto de la etiqueta del vino con tu teléfono celular y la aplicación te devuelve las valoraciones de los demás usuarios, precio promedio, notas de cata y maridajes recomendados. También funciona en cartas de vinos de restaurantes.

LEE: ¿La forma de una copa puede afectar el sabor del vino?

La aplicación también funciona en cartas de vinos de restaurantes.

Hasta el momento, Vivino ha escaneado cerca de 425 millones de etiquetas y entregado unos 72 millones de calificaciones.

“En realidad queríamos enfocarnos en el bebedor de vino normal, el bebedor de vino promedio”, dice Zachariassen. “La gente a la que le gusta el vino pero no necesariamente como para convertir eso en un hobby”.

“Estoy acostumbrado a ser inteligente y no me gusta cuando me siento estúpido. Eso pudo haberme impulsado a crear esta aplicación”, bromea Zachariassen, emprendedor de 45 años que creció en las diminutas Islas Feroe, en una época en que el alcohol estaba prohibido. Siendo muy joven se mudó a Copenhague y descubrir el mundo del vino le produjo un gran choque cultural.

LEE: ¿Te imaginas un mundo sin aguacates o sin vino? Podría suceder si se acaban las abejas

Heini Zachariassen diseñó Vivino para el consumidor promedio de vino.

Zachariassen lanzó Vivino en el 2011. Y ahora, además de ayudar a los usuarios a elegir una botella, también se las vende.

“La industria del vino mueve unos 300.000 millones de dólares y si te fijas en el comercio en línea, todavía es muy, muy pequeño”, dice Zachariassen, que está convencido de que la venta al por menor de vino pueden ser tan disruptiva como lo fue Amazon, al cambiar la forma en que los lectores compran y leen libros.