(CNN Español) - Su retrato ya le está dando la vuelta al mundo. Sonriendo, vestida con la bandera de Venezuela colgándole del cuello y con un casco –un recuerdo del caos y los enfrentamientos que se viven desde hace cuatro meses en Venezuela– una niña posó para la cámara de la fotógrafa Andrea D. Sandoval de Lima.

125 personas han muerto desde que comenzaron las protestas en Venezuela, que solo se han recrudecido con el paso de los días. Sandoval ha fotografiado algunas escenas de las manifestaciones y enfrentamientos con las fuerzas públicas.

Ha registrado los heridos, la violencia y la desesperación que se vive en las calles de Caracas.

Este martes una de sus imágenes rompió con la sensación de desolación: una niña, sonriente, posó para ella en lo que parece ser una protesta en curso.

"... porque la sonrisa y el futuro de los niños sea el que realmente merecen y deciden y no el que un gobierno impone", escribió junto al retrato de la menor.

CNN en Español se puso en contacto con Sandoval para conocer más detalles de la imagen pero aún no ha recibido respuesta.

La niña está en camino a convertirse en otra imagen icónica de las protestas y la crisis en Venezuela, como la mujer que valientemente se paró frente a una tanqueta, o el músico que nunca dejó de tocar su violín en las manifestaciones, y que ahora está detenido.

Las protestas de la oposición de este miércoles en Venezuela fueron recibidas con gases lacrimógenos y tanquetas. Esta mujer, cuya imagen ahora es viral, se paró justo enfrente de uno de estos masivos vehículos.
(Crédito: Horacio Siciliano)