(CNN) - Los padres de Gabriel Taye, el niño de 8 años que se ahorcó a sí mismo con una corbata en su hogar en Cincinnati este enero, han presentado una demanda contra el Distrito Escolar Público del estado.

Se trata de una acción de derechos civiles y homicidio culposo argumenta que la escuela no respondió debidamente al matoneo del que era víctima Gabriel en el colegio y no informó a sus padres de un accidente de 'bullying' que ocurrió en el baño del colegio dos días antes de la muerte del niño.

Grabaciones de seguridad muestran a Gabriel cayendo inconsciente en un incidente que podría haber llevado al suicidio del niño, dijo el abogado de la familia.

Las Escuelas Públicas de Cincinnati dijeron en un comunicado este lunes que estaban al tanto de la demanda, pero no que comentarían más sobre el asunto.

"Nuestros corazones se rompieron por la pérdida de este niño, y nuestros pensamientos están con sus padres y su familia. Era un joven destacado y esta es una gran pérdida para su familia y para la comunidad escolar", dijo el distrito escolar.

Tras su muerte, la policía de homicidios del estado revisó el video de seguridad de la escuela.

En un correo el detective dijo que el comportamiento que vio en la grabación era matoneo y que incluso podría ser considerado "asalto criminal", según una copia del email que obtuvo CNN.

¿Qué muestra el video?

La grabación dura 24 minutos y Gabriel parece estar saludándose con un compañero en la entrada del baño antes de caer al piso y permanecer allí sin moverse.

Los niños caminan al lado del niño y sobre sus piernas. Algunos al parecer lo inspeccionan y lo hincan por unos 5 minutos hasta que un adulto entra al baño.

Al menos tres adultos se ven ingresando. Miran al niño y se arrodillan junto a él para verlo de cerca.

Eventualmente Gabriel se levanta y se va con los adultos.

Versiones encontradas

La demanda dice que el colegio sabía de este incidente y decidió mantenerlo escondido de los padres.

Tras el hecho, Gabriel fue llevado a la enfermería y su madre lo llevó al hospital más tarde ese día cuando empezó a sentir náuseas.

En ese punto las historias empiezan a diferir.

Jennifer Branch, abogada de la madre de Gabriel, Cornelia Reynolds, dice que el colegio le dijo a Reynolds que su hijo se había desmayado. No hubo mención de que algo sucediera en el baño, le dijo Branch a CNN.

Pero los funcionarios de la escuela dijeron en un comunicado en mayo que la enfermera de la escuela llamó a Reynolds a que recogiera a Gabriel de la escuela y lo llevara al hospital. El comunicado de la escuela no dijo qué le pasaba al niño.

El sistema de escuelas públicas del estado dijo que sus empleados usaron el protocolo establecido.

"La enfermera revisó los signos vitales de Gabriel, que eran normales. También contactaron a la madre de Gabriel y le pidieron que recogiera al niño y lo llevara al hospital para revisarlo", dice el distrito en un comunicado.

Gabriel se quedó en casa el día siguiente al incidente y regresó un día después. Esa tarde, la madre del niño lo encontró muerto en su habitación.

La demanda dice que hay una "cultura de violencia en la Escuela Elemental Carson y que el colegio escondió eso de los padres", afirmó Branch en un comunicado de prensa.

"Estamos comprometidos con la seguridad de los estudiantes y de asegurar que todas las escuelas del estado acojan un ambiente positivo de aprendizaje", dice el comunicado de la escuela.

"Gabriel era una luz para todos los que lo conocían y amaban", dijo la madre del niño en un comunicado. "Lo extrañamos desesperadamente y sufrimos cada día. Su vida no solo le fue arrebatada a él, si no a todos nosotros que esperábamos verlo crecer y disfrutar su vida. Si pudiera, lo daría todo para tenerlo de vuelta".