(CNN Español) - Hace ya una semana que Santiago Maldonado desapareció en Argentina y no hay rastros suyos. Sus familiares y los organismos de derechos humanos reclaman al Gobierno por su aparición con vida y apuntan a una fuerza de seguridad nacional, la Gendarmería, como supuesta responsable.

“Aparte del hábeas corpus, hemos presentado la denuncia por la desaparición forzosa, que no es un extravío de persona, que no es un paradero desconocido. Han intervenido fuerzas estatales identificadas”, sostuvo este martes en una conferencia de prensa el periodista Horacio Verbitsky, titular del Centro de Estudios Legales y Sociales, CELS, que viene siguiendo el caso de cerca.

Maldonado desapareció el 1 de agosto luego de que la Gendarmería Nacional desalojara por la fuerza una protesta en la que participaba. Era un corte de una ruta por parte de una comunidad mapuche, un pueblo originario del sur de la Argentina, en la provincia sureña de Chubut, que reclamaba la liberación de uno de sus líderes.

Familiares y testigos aseguran que Maldonado fue visto por última vez el martes 1 de agosto mientras intentaba huir del operativo que Gendarmería realizó en el lugar y por eso responsabilizan a esa fuerza de seguridad federal.

"Yo no he tenido ninguna conversación con nadie, solo he visto de fotos y nada más, nadie se acercó a mi casa, nadie fue a abrazar a mi mamá que está desesperada llorando", aseguró este lunes Sergio Maldonado, hermano del desaparecido, durante una marcha realizada el lunes en Buenos Aires frente al Congreso, que terminó con un enfrentamiento entre un grupo de manifestantes y la policía.

Según consignó el CELS en un comunicado, a raíz de un pedido que ellos realizaron, este lunes el Comité Contra La Desaparición Forzada de Naciones Unidas requirió al Estado Argentino que adopte “una estrategia integral y exhaustiva para la búsqueda y localización” de Maldonado.

También pidieron “todas las medidas urgentes que sean necesarias para buscarlo y localizarlo, tomando en cuenta los datos proporcionados por los miembros de la comunidad mapuche Pu Lof presentes durante la acción represiva”, y que se garantice “la efectiva conservación, resguardo y análisis de todos los elementos de prueba que ya obran en la investigación o puedan llegar a hacerlo y que podrían permitir determinar la ubicación del señor Santiago Maldonado y la identidad de las personas responsables de su desaparición”

Además, siempre basado en el comunicado del CELS, Naciones Unidas advirtió la necesidad de que “la Gendarmería Nacional Argentina se abstenga de participar en la búsqueda e investigación de la desaparición”.

Basándose en la información proporcionada por los tribunales de la zona, y luego de seis días de silencio oficial, desde el Gobierno Nacional rechazaron este lunes las acusaciones hacia la fuerza de seguridad.

"Hemos recibido el día de ayer el comunicado oficial del juez Otranto que lo que dice es que no tiene ningún tipo de indicio de qué gendarmería se llevó a Santiago Maldonado, estamos buscándolo que le pedimos a la comunidad Cushamen que deje entrar a las fuerzas de seguridad, que deje entrar a todos para hacer los rastrillajes que tenemos que hacer", sostuvo la ministra de Seguridad de Argentina Patricia Bullrich, de quien depende la Gendarmería.

"Nosotros no podemos decir si Santiago Maldonado estuvo o no en el lugar porque todas las personas que estaban en ese corte de ruta con barricadas que se hicieron a lo largo de la ruta 40 estaban todas totalmente encapuchadas y salieron corriendo hacia la comunidad Cushamen", agregó la ministra.

En ese sentido, este martes la cartera que dirige Bullrich decidió establecer una recompensa de 500.000 pesos, casi unos 28.000 dólares al cambio actual, para quienes “brinden datos útiles que sirvan para dar con el paradero” de Maldonado.

Durante la conferencia de prensa de este martes la ministra fue fuertemente criticada por organismos de derechos humanos, entre los que se encontraban Abuelas de Plaza de Mayo y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, que convocaron a una nueva marcha en Buenos Aures para este viernes para reclamar la aparición de Maldonado.

"La sociedad argentina no puede tolerar que una persona desaparezca en una época de funcionamiento pleno de las instituciones y es absolutamente alarmante, indignante e inadmisible que el gobierno se lave las manos y mire para otro lado", sostuvo Verbitsky

En Argentina, un país signado por la desaparición forzada de personas durante la dictadura que gobernó el país entre 1976 y 1983, el caso de Maldonado estremece a los organismos de derechos humanos. Es que al igual que sucedió con Jorge Julio López, desaparecido desde 2006 luego de declarar contra sus captores de la dictadura, se trata de personas desaparecidas en plena democracia.