(CNN Español) - Al presidente de Argentina, Mauricio Macri, no le cabe duda: Nicolás Maduro es un dictador. Así se lo dijo a Andrés Oppenheimer en su entrevista en 'Oppenheimer Presenta', una conversación en un momento crucial de su presidencia, en el marco de las próximas elecciones de Argentina y en medio de una coyuntura regional marcada por las tensiones y las denuncias de corrupción.

Macri, uno de los más grandes críticos al gobierno de Maduro, considera que se ha hecho "un enorme avance", pero que el futuro es incierto. "Cuando empecé a hablar yo de Venezuela hace tres o cuatro años yo era el alcalde de Buenos Aires y la mayoría de la región negaba lo que estaba pasando en Venezuela, porque las violaciones a los derechos humanos venían hace rato. Ahora ya ha pasado todo límite. Sobre este hombre pesan cientos de muertos y esto no sé dónde va a terminar", dijo. "Hace rato que no hay democracia en Venezuela, no hay libertad de expresión, no hay libertades garantizadas".

¿Cuál debe ser el papel de la comunidad internacional? Para Macri, "Estados Unidos tiene que tomar una posición que incluya el tema comercial que es el único pie de fortaleza que le queda a Maduro para financiar el circo que lo rodea".

"Que haya elecciones, que se liberen a los presos políticos que se respete la Asamblea y seguirlo demandando sin cansarnos porque hay mucha gente que la está pasando mal y merece nuestro apoyo", aseguró el mandatario.

Elecciones en Argentina

Macri también se refirió a las elecciones legislativas de octubre en Argentina y la posibilidad de un resurgimiento político de la expresidenta Cristina Fernandez de Kirchner tras su candidatura, algo que para él no tiene mucha importancia. Así explicó el fenómeno de la exmandataria: "Esto sucede en un distrito particular, y dentro de ese distrito, en una fracción muy habitada de la provincia. Si uno mira a nivel nacional, ella va a ser difícil que llegue al 15 % de los votos totales, contra un partido muy bien o una expresión muy bien constituida que se ha consolidado, que tiene candidatos en todos lados que es Cambiemos, que va a ganar la elección por una buena diferencia".

"Entonces acá hay una realidad nacional que es lo que tiene que ver con que pasaría en 2019, si el 2019 fuese hoy y otra cosa es la realidad local", añadió.

Macri asegura que "la inmensa mayoría de argentinos que quiere un cambio lo va a ratificar en esta elección" y que demostrarán que aprendieron de sus errores.

Oppenheimer le preguntó a Macri que por qué si la expresidenta Fernández llagase a ser culpable de tantos delitos de corrupción como se le imputan, aún no está presa. Macri señaló que la justicia "hasta hoy es lenta. Y es una demanda de la sociedad. Hace pocas horas hubo unas marchas al Palacio de la Justicia en la cual la ciudadanía volvió a pedirle celeridad, el fin de la impunidad, porque la demora en el tiempo hace que claramente uno sienta que acá vale todo".

Entonces, ¿piensa Macri que Fernández de Kirchner tendría que estar presa? "Yo diría que todos los procesos tendrían que ir a una velocidad que garantice que en un par de años las cosas se esclarecen y no que estemos todavía discutiendo condenas sobre el expresidente Menem", dijo. "Pasaron 20 años, eso no va, eso no es justicia, entonces mi demanda a los jueces: Actúen con independencia. Yo he tenido denuncias, vos lo sabés con los Panamá Papers todo ese cuento que me inventaron", respondió.

Papeles de Panamá, Odebrecht y Correo Argentino  

Justamente sobre los Papeles de Panamá, Macri dijo que le "inventaron todo ese cuento, y yo dije 'Todo esto no es verdad pero acá están todos mis papeles'. Yo no quise cambiar el fiscal, no impugné los jueces".

"Creo que hace unos días atrás me sobreseyeron. Tardaron bastante porque la verdad no había nada".

El mandatario dijo que tiene que dar el ejemplo frente a un gobierno anterior "que removía fiscales, que decía que la justicia era parte de un complot destituyente".

"Yo soy el primer presidente de la historia que agarró todos sus activos productivos y los puso en un fideicomiso ciego, así que hace 19 meses que no sé que es lo que hace", concluyó.

Sobre Odebrecht, caso en que ha sido señalado su primo, Macri dijo que ese familiar "tenía una empresa que participaba en un consorcio donde estaba Odebrecht. Y mi primo a raíz de todo lo que ha pasado y para evitar el conflicto de intereses conmigo, en un gesto exagerado —porque yo dije nadie va a tener ninguna ventaja por ser mi primo o mi amigo, pero sí le corresponde las generales de la ley, la Constitución Nacional— él [dijo que] 'no quiero saber nada' y vendió".

También se refirió al escándalo del correo su familia. Lo explicó así, según su versión: "Mi familia tuvo un episodio con el gobierno anterior en el cual le sacaron la concesión y los activos y empezaron juicios cruzados. El tema iba avanzando en una dirección. Una fiscal totalmente politizada impugnó hizo unos cálculos matemáticos totalmente estrafalarios no respetando la ley de quiebras entonces yo lo que dije, 'Señores, vuelvan todo a foja cero'. Que intervenga el tercer poder que es el Congreso con la Auditoría General de la Nación y diga cuál es la solución de esto. Yo no quiero tener nada que ver. Yo no he participado en lo que se había avanzado ni quiero participar en la solución definitiva".

Macri declaró sentirse "muy tranquilo" con ese caso.