(CNN Español) -  La exfiscal de Venezuela Luisa Ortega, que participó vía telefónica en un encuentro entre fiscales que se realiza en Puebla, México, denunció persecución en su contra relacionada con el caso Odebrecht y pidió a los funcionarios de otros países tener cuidado con las nuevas autoridades del Ministerio Público.

En un audio de la participación, conocido por CNN, Ortega se refirió a la presunta persecución de empleados de la fiscalía venezolana y aseguró que "64 fiscales nacionales especializados en corrupción se les dictó prohibición de salida del país sin ninguna fórmula procesal por capricho del Gobierno". Según Ortega "todo esto tiene mucho que ver con la investigación de Odebrecht".

"Eso los tiene muy preocupados y angustiados porque saben que tenemos la información y el detalle de todas las operaciones montos y personajes que se enriquecieron y que esa investigación involucra al señor Nicolás Maduro y a su entorno", dice Ortega.

Por eso, dice la exfiscal, "cualquier información que ustedes remitan en este momento al Ministerio Público va a ser utilizada para fines contrarios a los previstos. Sería destruir a la evidencia aprovecharían la información para atentar contra la fuente".

Ni Nicolás Maduro ni miembros de su gobierno se han pronunciado al respecto, por ahora.

CNN aún no puede confirmar esas acusaciones de manera independiente.

Ortega, quien fue destituida de su cargo por la Asamblea Constituyente el 5 de agosto, dijo que en Venezuela "las instituciones se han degenerado, se han apartado de la legalidad" y que se "han convertido en auspiciadores y promotores de un gobierno totalitario".

Ortega fue la fiscal que estuvo al frente del caso contra el líder opositor Leopoldo López, que negó que hubiera presos políticos en Venezuela y que rechazó la acusación de presunta violación de fuerzas del Estado contra el joven Juan Manuel Carrasco en 2014. En los meses previos a su destitución sorprendió a muchos con sus acciones legales contra la Constituyente de Maduro y sus denuncias contra las acciones represivas de la Guardia Nacional.

Así, pasó de ser considerada una ficha del chavismo a ser llamada traidora por el oficialismo. Ahora, fuera del cargo de fiscal general, ha perdido la inmunidad y podría ser enjuiciada o arrestada. La Asamblea Nacional Constituyente también declaró que Ortega no puede abandonar el país y que sus bienes sean congelados.

Esta semana, actual fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, pidió orden de captura contra Germán Ferrer, esposo de la exfiscal Luisa Ortega, y dijo que dos fiscales investigarán por corrupción al diputado oficialista de la Asamblea Nacional, que desde este viernes perdió sus competencias.

Además, elementos del SEBIN allanaron la casa de la exfiscal Ortega y de su esposo.

En la noche del viernes Migración Colombia confirmó que Ortega llegó en la tarde al país.

Ante los fiscales latinoamericanos, Ortega se refierió a Saab como "el usurpador" y señaló que el nuevo fiscal dijo "que aquel que sea solidario con mi persona que todo aquel que me apoye o que trabaje o que haya trabajado conmigo es cómplice de los delitos que ellos mismo inventaron para perseguirme, para perseguir a mi esposo a mis amigos".

"Hay una persecución sistemática en mi contra", dijo.

Saab, quien no ha respondido a las denuncias recientes de Ortega, señaló el miércoles —al pedir la captura de Ferrer— que en el Ministerio Público "reinó la impunidad porque esta institución bajo su antigua gestión así lo permitió".