(CNN) – Fuertes vientos y torrenciales lluvias golpearon el sur de Texas tras la llegada del huracán Harvey, que se degradó a tormenta tropical. Las lluvias han dejando inundaciones de hasta 1,27 metros de altura en Houston. Esta semana se espera otro medio o un metro de lluvia.

Las autoridades indican que parte de la región afectada puede ser inhabitable por semanas o meses. La Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) estima que más de 30.000 personas buscarán albergue.

Los grupos de ayuda evalúan la situación y apresuran la ayuda para los evacuados.

Feeding Texas está coordinando esfuerzos con bancos de alimentos locales para distribuir comida y productos de limpieza. Donaciones monetarias pueden realizarse a los bancos de alimentos. La organización también pide a los que quieran colaborar, donar alimentos no perecederos, cloro y servilletas.

Muchas familias están necesitando pañales para sus bebés. Texas Diaper Bank está distribuyendo kits de pañales y pide donaciones en efectivo o de pañales.

Facebook también está prestando ayuda con la activación de su 'Safety Check', que permite a los afectados por la tormenta dejar saber a sus familiares y conocidos que están a salvo.

Airbnb está ofreciendo un techo gratuito a los evacuados que hagan 'check in' entre el 23 de agosto y el 1 de septiembre. Aquellos interesados en ofrecer sus hogares como albergue, pueden darse de alta y publicar su disponibilidad en la página. Airbnb también activó el número gratuito para los interesados: 1-855-424-7262.

Si deseas ayudar a las víctimas, puedes hacerlo dándole clic al botón 'take action'.