(CNN Español) – La respuesta de Venezuela ante las sanciones que el pasado viernes le impuso el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sido tajante. Primero, el mandatario venezolano Nicolás Maduro respondió ese mismo día aseverando que cualquier medida contra su país resultaría en un fracaso y es una “locura”. Y ahora, la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez, culpó al gobierno estadounidense por la escasez de comida y alimentos que vive el país latinoamericano desde hace meses.

"Teniendo nosotros barcos en la costa cargados con medicamentos y con alimentos, Venezuela no tiene cómo hacer el pago de esos bienes esenciales para la población venezolana. ¿Por qué? Porque hay un bloqueo financiero contra el país”, aseguró Rodríguez este domingo durante una rueda de prensa en Caracas. Y añadió que el último decreto firmado por Trump “pretende llevar nuestro país a una cesación de pagos internacional para agudizar la agresión económica contra el pueblo venezolano”.

La decisión, anunciada por la Casa Blanca, les prohíbe a los bancos de EE.UU. comprar nuevos bonos del gobierno venezolano y su compañía estatal petrolera PDVSA. La orden también limita las transacciones con bonos existentes que sean propiedad del sector público venezolano. Esta sanción se suma a otras dos en los que resultaron afectados el propio presidente Maduro y 21 funcionarios cercanos a su gobierno.

¿Es culpa de EE.UU. la crisis de Venezuela?

La aseveración de Rodríguez acerca de que Estados Unidos propició la escasez de comida y alimentos que afecta a Venezuela desde hace meses no es cierta. La hambruna, inflación y desempleo llevan mucho tiempo afectando a los venezolanos: no en vano, Maduro ha aumentado el salario mínimo tres veces en lo que va corrido del año. Pero, está previsto que el desempleo en la nación latinoamericana supere el 25% este año y llegue al 28% para 2018. En 2015, este indicador registraba apenas un 7,4%.

Además, la economía venezolana se contrajo un 18% en 2016, que es el tercero en recesión. El alto aumento de la inflación, que se espera llegue a un 720% en 2017, según el Fondo Monetario Internacional, deriva en la masiva escasez de alimentos y medicinas. Muchos venezolanos le aseguraron a CNN en agosto pasado que han perdido peso este año, producto de la falta de comida. Lo que respalda los hallazgos de una encuesta nacional.

El petróleo representa casi todas las exportaciones venezolanas. Y con el país en plena crisis, ese producto es lo único que puede vender. Pero la producción de petróleo está por el piso: alcanzó los niveles más bajos desde 1989 –excluyendo una huelga petrolera en 2002–, según la información recopilada por el profesor Francisco Monaldi, de la Universidad Rice y compartida con CNNMoney. La caída en picada de la producción de crudo significa que Venezuela tiene menos dinero para despachar los alimentos que necesitan sus habitantes y que los precios de cualquier alimento disponible están disparados. Sumado a eso, Venezuela importa alimentos desde Brasil, Colombia y México pero durante los primeros cinco meses de este año, las exportaciones de alimentos de esos países a Venezuela disminuyeron un 61% frente al mismo período de 2015, según Panjiva, una firma de investigación.

Las supuestas armas de la oposición

En otra rueda de prensa, ofrecida este lunes, Delcy Rodríguez también hizo una acusación muy fuerte contra la oposición: dijo que le está pidiendo armas a Estados Unidos. “Sabemos que la oposición venezolana está solicitando a Estados Unidos no solo intervención militar, sino armas para el conflicto interno”, fueron sus acusaciones.

También añadió que tienen información sobre las reuniones de líderes opositores con el Pentágono, el presidente y vicepresidente de Estados Unidos. “Teníamos información cierta y directa que en la visita que realizó el presidente de Estados Unidos a Miami la oposición venezolana que se reunió con el vicepresidente estadounidense pidió armamentos para la violencia en Venezuela”, insistió Rodríguez.

No obstante, Rodríguez no ha presentado las evidencias para esa denuncia y CNN no puede comprobarla de forma independiente.

Además, la oposición venezolana a través de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha rechazado la opción de la intervención militar por parte de Estados Unidos o de otro país. El pasado 13 de agosto, a través de un comunicado condenó "la intervención militar de cualquier potencia extranjera", luego de que Trump señalara no descarta una "opción militar" para solucionar la crisis política del país sudamericano. Y añadió en su momento que rechazaba "la presencia e injerencia en los asuntos internos de nuestro país y, muy especialmente, de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, de personal civil y militar extranjero".

Ahora, frente a las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos, este domingo la MUD manifestó su apoyo “en ausencia de una justicia imparcial de Venezuela”. En el mismo comunicado, expresó que pedirán y respaldarán “todo el apoyo diplomático mundial que contribuya al restablecimiento constitucional y democrático”.

Rodríguez también anunció acciones “inmediatas para proteger a nuestra nación sobre y ante cualquier tipo de amenaza interna y externa”. Sin embargo, no precisó cuáles serían esas medidas. Además, durante este fin de semana, el gobierno desplegó ejercicios militares por todo el país, en los que participaron más de 4.000 unidades. Según el comandante estratégico operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, Remigio Ceballos, esta actividad permite fortalecer la capacidad para defender el país ante cualquier amenaza.