(CNN) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se está arriesgando a causar daño con su reciente retórica sobre Corea del Norte.

Este domingo, luego de que el régimen de Kim Jong-un ejecutara su más grande prueba nuclear hasta ahora, Trump disparó una serie de tuits, incluyendo una advertencia acerca de estar considerando “frenar todo el comercio con cualquier país que haga negocios con Corea del Norte”.

El comentario iba claramente dirigido a China, que mantiene cerca del 90% del comercio internacional con Corea del Norte.

Sin embargo, los expertos señalaron rápidamente que suspender el comercio entre Estados Unidos y China es virtualmente imposible.

“Esto no está siquiera en el ámbito de lo remotamente posible”, aseguró Edward Alden, investigador principal del Consejo de Relaciones Exteriores, quien se especializa en comercio. “Incluso, asumiendo que el comercio entre esos dos países podría suspenderse, causaría un gran daño a la economía estadounidense”.

Al emitir una alerta que su gobierno no podría cumplir, Trump deteriora la credibilidad del Gobierno de Estados Unidos frente a Corea del Norte y a otros temas delicados, sostienen los analistas.

“La primera regla de la diplomacia es nunca proferir una amenaza que no puedas cumplir”, publicó en Twitter Mark Fitzpatrick, director ejecutivo para las Américas del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos.

Una relación de 650.000 millones de dólares

El comercio entre Estados Unidos y China generó casi 650.000 millones de dólares en 2016. China es el mayor socio comercial de Estados Unidos, suministrando productos como iPhones y juguetes, así como maquinaria y partes vitales para la industria estadounidense. El país asiático también compra muchos productos agrícolas de Estados Unidos, como soja, y exportaciones de alto valor, como los aviones de pasajeros Boeing.

Las dos principales economías del mundo también mantienen una gran cantidad de comercio con otros países. Así que cualquier intento de cancelar los envíos de cargamentos entre Estados Unidos y China podría resultar en un caos.

Aún peor, Washington depende del dinero de Beijing: China es el mayor acreedor del Gobierno estadounidense.

En respuesta a la amenaza de Trump, el Gobierno de China señaló este lunes que era “inaceptable” e “injusto” recibir sanciones por tener lazos comerciales con Corea del Norte, cuando estaba trabajando duro en “resolver pacíficamente” las tensiones en la península de Corea.