(CNN) - Una prueba de sangre experimental puede diagnosticar con precisión el mal de Alzheimer, la forma más común de demencia, según un estudio publicado este lunes en la revista "Proceedings of the National Academy of Sciences".

Aunque todavía está en desarrollo, el examen podría ser usado algún día para diagnosticar otros trastornos cerebrales degenerativos e, incluso, el deterioro degenerativo leve que surja de lesiones en la cabeza.

Los investigadores dicen que usando la prueba pudieron identificar a pacientes con alzhéimer con un 86% de sensibilidad y especificidad (la sensibilidad se refiere a los verdaderos positivos identificados con el examen y la especificidad se refiere a los verdaderos negativos). La prueba también diferenció al alzhéimer de la demencia con cuerpos de Lewy, con un 90% de sensibilidad y especificidad.

La precisión de este nuevo examen es “notablemente más alta que la de otras pruebas que se han desarrollado”, dijo el autor principal del estudio Francis Martin, profesor de la Escuela de Farmacéutica y Ciencias Biomédicas de la Universidad Central de Lancashire, en el Reino Unido. “Es muy emocionante que una prueba tan sencilla sea tan predictiva”.

LEE: ¿Cómo cuidar a una persona con alzhéimer? 6 claves

Diagnóstico que cambia la vida

En este momento existe solo una prueba concluyente para hacer el diagnóstico del alzhéimer: un análisis del cerebro en la autopsia de un paciente.

Sin embargo, cuando el paciente está vivo los médicos diagnostican la enfermedad basados en una cuidadosa evaluación que incluye escáneres cerebrales y pruebas mentales exhaustivas, según la página web de la Sociedad de Alzheimer, una organización británica que financia investigaciones.

“Los métodos actuales para diagnosticar demencia pueden ser lentos y caros, así que encontrar una prueba rápida y barata que pueda identificar con precisión si alguien tiene demencia es la principal prioridad de los investigadores”, dice Doug Brown, director de Investigación y Desarrollo de la Sociedad de Alzheimer. Esa organización no financió el nuevo estudio y Brown no participó en la investigación.

Según la Sociedad de Alzheimer, un diagnóstico de demencia puede cambiar la vida del paciente, pues con una detección temprana, las intervenciones médicas que se hagan tienen más oportunidades de ralentizar el progreso de la enfermedad.

Para el estudio, los investigadores tomaron muestras de sangre de 347 personas con enfermedades neurodegenerativas y de 202 personas sanas. Todas, entre los 23 y los 90 años. Las muestras fueron analizadas con espectroscopia infrarroja. Cuando la luz interactúa con los enlaces químicos de la muestra se produce una vibración en una frecuencia determinada. Esas frecuencias indican si la sangre contiene rastros de una enfermedad neurodegenerativa y, si es el caso, de qué tipo.

LEE: Cuba desarrolla medicina para frenar al avance del alzhéimer

El alzhéimer es una enfermedad degenerativa y no tiene cura.

Para deportistas de alto rendimiento

Según Martin, la prueba ayudará a los médicos a monitorear la progresión de la enfermedad en casos de deterioro cognitivo leve y también permitirá diseñar tratamientos con base en la clasificación de la enfermedad.

Además, podrá servir para diagnosticar a atletas incluidos futbolistas y boxeadores después de que sufran lesiones en la cabeza.

Sin embargo, dice que se necesitan nuevos estudios de validación para esta prueba.