(CNN Español) - El presidente de Colombia Juan Manuel Santos anunció este martes que el Clan del Golfo, una temida banda dedicada al narcotráfico y a la extorsión, está dispuesto a someterse a la justicia.

Según la Policía, el Clan del Golfo es una de las “organizaciones más peligrosas del crimen trasnacional”.

“El pasado 3 de septiembre recibimos del jefe del Clan del Golfo una manifestación expresa de la voluntad de acogerse, de someterse a la justicia. Yo les he pedido al Ministro de Justicia y al señor Fiscal que procedan a evaluarla”, indicó el mandatario en la posesión de magistrados de la Corte Constitucional y el Consejo de Estado.

Desde el 26 de mayo la Policía lleva a cabo una gigantesca operación llamada Agameón para desintegrar tanto el Clan del Golfo como otra bandas criminales.

El grupo, antes conocido como Clan Úsuga, tiene entre sus líderes a exnarcotraficantes y exparamilitares y nació tras la desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), grupo paramilitar de de extrema derecha, en el 2006.

Clan del golfo

Según el Ministerio de Defensa, en su momento de mayor auge, año 2009, llegó a tener hasta 4.000 miembros. Hoy, de acuerdo con las autoridades, tiene 1.800. El Clan del Golfo es especialmente poderoso en la costa Pacífica y Atlántica de Colombia.

Sin embargo, sigue causando terror en la población y lucrándose del negocio de las drogas ilícitas, pues como lo reportó CNN en Español en marzo pasado, un informe del Departamento de Estado de EE.UU. asegura que nunca antes en Colombia se había cultivado tanta hoja de coca.

Una de sus tácticas más recientes ha sido asesinar a miembros de la Fuerza Pública por medio de un “plan pistola”, por el que el Clan del Golfo contrata a sicarios para matar a policías y militares.

El defensor del Pueblo, Carlos Negret, ha denunciado que la organización criminal está ofreciendo a sicarios el equivalente a 700 dólares por cada policía que sea asesinado; “como en las peores épocas de Pablo Escobar”.