El video arriba corresponde a agosto de 2016, cuando se difundió la imagen de Omran

(CNN) - Hay pocas imágenes de la guerra siria tan inquietante como la de Omran Daqneesh. Hace poco más de un año, el niño fue fotografiado —aparentemente conmocionado— en el fondo de una ambulancia, cubierto de polvo y con sangre en la cara y la ropa.

La foto y el video de Omran, tomados después de que su casa fue golpeada en un ataque aéreo fueron publicados en todo el mundo, convirtiéndolo en el rostro ensangrentado de los niños de Aleppo, una ciudad destrozada por la guerra. Desde entonces, el régimen de Bashar al Assad ha recuperado la ciudad, expulsando a los rebeldes del lado oriental.

Esta imagen de Omran Daqneesh fue ampliamente divulgada después del ataque de agosto del año pasado.

Con sus heridas y moretones curados, el niño se parece mucho a cualquier otro de 4 años de edad: le gusta ver los dibujos animados de Tom y Jerry, y jugar con coches de juguete y bloques de construcción con su hermano y hermana.

CNN se reunió con Omran y su familia en su casa en el este de Aleppo, en una visita facilitada por el gobierno sirio. Ellos eran dueños de ese apartamento durante la guerra, pero se habían mudado a una casa para escapar de la línea de fuego.

A Omran le gusta más el apartamento, dijo. Cuando se le preguntó qué recuerda de su antigua casa, todo lo que pudo decir fue: "La casa cayó encima de nosotros".

Omran Daqneesh un año después de que su casa quedara en parte destruida en un ataque.

El padre de Omran relata el horror de aquella noche. Sacó a Omran de los escombros, dijo, pero otro de sus hijos, Ali, fue asesinado mientras sacaba los escombros. El ataque aplastó la casa vecina. Omran fue presentado al mundo —sentado, aturdido— en la parte trasera de la ambulancia, mientras el ruido y la niebla de la guerra envolvía a su hogar y a su familia.

Mohammed Kheir Daqneesh dice que está enojado, no sólo porque perdió un hijo en el ataque, sino porque otro, Omran, ha sido utilizado como un peón político, a sus ojos. En ese momento, el presidente Assad, en una entrevista televisiva con los medios de comunicación suizos, dijo que la ahora famosa era una falsificación.

Pero el padre de Omran dice que nunca quiso que su hijo se convirtiera en un icono de los medios de comunicación y cambió la identidad del niño afeitándole la cabeza y cambiando su nombre cuando los rebeldes todavía tenían bajo su control parte de Aleppo. Sin embargo, en los últimos meses ha permitido a Omran ser filmado en entrevistas por medios sirios y rusos, y en esta ocasión por CNN.

Daqneesh dijo que después de salvar a Omran del ataque, miembros del grupo de rescate voluntario de Cascos Blancos lo llevaron a una ambulancia.

Fue allí que los activistas del Centro de Medios de Aleppo (AMC) lo filmaron y fotografiaron, y publicaron las imágenes en línea para destacar el terrible costo de la guerra en los niños de Siria.

Mohammed Kheir Daqneesh con sus tres hijos.

"Ellos comenzaron a filmarlo, comenzaron a filmarlo antes de que lo trataran, aunque dijeron que sus heridas eran graves", dijo Daqneesh.

Los Cascos Blancos niegan haber esperado a que Omran fuera filmado antes de tratarlo.

"Proporcionamos primeros auxilios a todos los miembros de la familia", dijo el portavoz de Cascos Blancos, Ibrahim Abu Laith, en un comunicado.

Afortunadamente, el chico sólo estaba ligeramente herido. Un portavoz de AMC dice que estaba en estado de shock extremo.

En el momento del ataque en el hogar el año pasado, el conflicto civil se había transformado en una especie de guerra de poder, con jugadores internacionales, entre ellos Rusia, el aliado más poderoso de Siria, y Estados Unidos, apoyando a diferentes bandos y una compleja red de rebeldes grupos que luchan por intereses diferentes.

Las fuerzas sirias y rusas bombardearon Aleppo oriental con ataques aéreos regulares antes de que el régimen tomara el enclave después de más de cuatro años de gobierno rebelde. Gran parte del este ha sido destruido, y los rebeldes han causado la destrucción en el oeste de la ciudad también.

Con acceso restringido a Siria, los medios internacionales han dependido en gran medida de grupos activistas, como el AMC, para registrar la guerra.

Pero Daqneesh afirma que los detalles de lo que pasó con Omran fueron exagerados. Era su propia sangre la que se había derramado sobre el rostro de Omran, y Omran y su hermana, Rou'a, sólo fueron ligeramente heridos, dijo Daqneesh.

"La verdad es una cosa y lo usaron de una manera que no era veraz y esto realmente me molestaba, la milicia armada y sus medios lo usaban de una manera que era excesiva", dijo.

También se quejó de que algunos medios informaron que Omran y sus hermanos habían muerto.

"Siguen matándolos y devolviéndolos a la vida, y luego se dicen mentirosos el uno del otro y luego vuelven y lo niegan de nuevo. Este asunto me molestó mucho, mucho".

Aleppo ahora es controlado por el régimen, y el gobierno sirio es conocido por mantener un control estricto de la información dentro del país. No es claro si Daqneesh habló libremente o si había sido presionado por el gobierno, o por cualquier otro grupo.

¿Quién tiene la culpa del ataque?

Daqneesh no dijo con qué grupos rebeldes o medios estaba infeliz, pero afirmó que "hombres armados" trataron de coaccionarlo para que culpara a un ataque aéreo ruso por lo ocurrido. Le dijo a CNN que no sabía quién estaba detrás del ataque.

El incidente del 17 de agosto del año pasado fue ampliamente reportado como un ataque aéreo.

El AMC y los Cascos Blancos dicen que un ataque aéreo ruso golpeó la casa de Omran, pero niegan haber coaccionado a la familia del niño para que dijera eso.

Los gobiernos sirio y ruso niegan cualquier responsabilidad por lo ocurrido.

El director ejecutivo de AMC, Hasan Kattan, dijo que su grupo tenía una red conectada, por walkie-talkies, a un punto de observación militar y registró aviones de combate abandonando la base aérea rusa de Hmeimim justo antes de que la casa de Omran fuera golpeada.

"Uno de nuestros periodistas vive cerca de la casa de Omran y vio un avión de guerra lanzando un misil", dijo Kattan a CNN, agregando que un camarógrafo de AMC fue directamente al sitio del ataque  y filmó el video del chico.

Puede que nunca haya acuerdo sobre lo que sucedió esa noche, pero Omran planea seguir adelante con su vida.

Cuando se le preguntó qué quiere ser cuando crezca, dijo "un trabajador de metal", al igual que su padre.