(CNN) – Mientras el huracán Irma de desplaza disparado hacia la Florida, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos (FEMA, por sus siglas en inglés) está a punto de quedarse sin dinero para la asistencia de desastres y su saldo podría quedar en rojo este fin de semana.

La falta de recursos obligaría a la entidad a operar esencialmente con pagarés y préstamos, si el Congreso no actúa a tiempo para evitarlo.

En la mañana de este martes, el Fondo de Asistencia para Desastres de FEMA tenía apenas un poco más de 1.000 millones de dólares. De ese dinero, 541 millones estuvieron “disponibles inmediatamente” para esfuerzos de atención y recuperación relacionados con el huracán Harvey, de acuerdo a una portavoz de la entidad.

Un funcionario de la Oficina de Administración y Presupuesto le aseguró a CNN este jueves que, según los últimos cálculos, la FEMA tenía suficiente dinero para llegar hasta este sábado. Cuando se le preguntó por la cantidad de recursos que quedaban en el fondo para desastres, respondió que “es muy difícil decirlo en este momento, porque no se trata de un gasto tradicional”.

Este miércoles, la Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley para atender la emergencia, que proporcionaría 7.850 millones de dólares en fondos. La gran mayoría de los recursos están destinados para la FEMA y el resto iría a la Administración de Pequeños Negocios.

El Senado aprobó el jueves un paquete de leyes que combinaban fondos de emergencia para los huracanes con medidas que elevarían el techo de la deuda y mantendrían al gobierno en funcionamiento durante tres meses.

Además, el Senado también votó otro presupuesto de 6.700 millones de dólares en fondos que ya estaban fijados para entregarse a la FEMA, en un proyecto de ley que mantiene abierto al gobierno por otros tres meses.

Una vez que el proyecto regrese a la Cámara, para que pueda decidir sobre los aumentos hechos en el Senado, el Congreso habrá votado sobre cerca de 22.000 millones de dólares destinados a fondos para desastres.

Pero, si por alguna razón la FEMA se queda sin recursos antes de que el legislativo actúe, el panorama se puede complicar.

El jefe de la agencia, Brock Long, señaló que seguirá trabajando sin importar lo que ocurra en el Congreso. “No voy a dejar que el dinero se interponga en mi operación”, le indicó al presentador Wolf Blitzer en el programa de CNN “The Situation Room”.

En la mañana de este jueves, Long agregó, también en CNN, que nunca permitirá “que el papeleo y el dinero obstaculicen el camino para salvar vidas”.

Craig Fugate, exadministrador de la FEMA bajo el gobierno de Barack Obama, le sostuvo a CNN que cuando la entidad se quedó sin recursos, durante el huracán Irene en 2011, continuó operando a toda velocidad, porque esencialmente violó una norma que se llama Ley Antideficiencia y que impide que una agencia gaste o comprometa dinero que no está disponible o que no ha sido autorizado.