(CNN) - Los habitantes del sur de Florida se despertaron este domingo con la llegada del huracán Irma a ese estado de Estados Unidos. El ojo del huracán tocó tierra en los cayos de Florida y con su fuerza derribó árboles, señales de tránsito y escombros, además de que dejó sin energía eléctrica a más de un millón de hogares en todo el estado.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) aseguró que se espera que Irma siga siendo poderoso a medida que avanza hacia el norte, a lo largo de la Costa del Golfo.

Derek Van Dam, reportando desde Miami Beach para CNN, comparó el rugido de los vientos provocados por Irma con el ruido de un motor a reacción. “Simplemente te asalta cada vez que llega una de esas ráfagas”, dijo.

“Todos los que no atendieron la orden de evacuación aquí en Miami Beach, es hora de que se vayan a un refugio o a un búnker”, agregó Van Dam. “Es hora de tomar seriamente este huracán. No regresen a las zonas de evacuación. Acaba de comenzar y se pondrá mucho peor”, reportó en la mañana de este domingo.

Irma golpeó el sur de Florida este domingo con vientos sostenidos máximos de 210 kilómetros por hora, según el CNH.

“Si tienen una lavadora de alta presión, imaginen que la reciben de frente”, dijo Bill Weir, también de CNN, para dar a entender cuál fue la fuerza de las lluvias torrenciales que cayeron sobre Cayo Largo, a unos 112 kilómetros al sur de Miami.

LEE: ¿Por qué la marejada ciclónica es la mayor amenaza de un huracán?

Brad Whitworth, de Texas, sobrellevó el paso del poderoso huracán en Tavernier (Florida), al sur de Cayo Largo. Le dijo a CNN que tiene casas allí y en Houston, ciudad que resultó muy golpeada por las inundaciones provocadas por el paso del huracán Harvey, hace dos semanas.

En otras partes del estado, como en Tampa, los habitantes todavía no han visto lo peor que puede dejar el paso de Irma. Algunos, incluso, salieron a la calle para ver cómo se replegó el mar por el huracán.

El usuario de Facebook Dylan Branscome compartió este video de algunos botes en el muelle de Charlotte.

“A medida que el ciclón se acerca desde el sur, lugares como Tampa y Port Charlotte están recibiendo fuertes vientos que vienen del noreste”, explicó el meteorólogo de CNN Judson Jones. “Estos vientos son lo suficientemente fuertes como para empujar el agua a áreas pocos profundas de las bahías y muelles”.

El huracán Irma derribó decenas de árboles y ramas cuando llegó al sur de Florida este 10 de septiembre.

Según Jones, cuando cambie la dirección del viento, el agua retrocederá rápidamente.