Caibarién, Cuba (CNN) - Los esfuerzos para recuperarse por el paso del huracán Irma comenzaron en Cuba un día después de que el poderoso ciclón golpeó el norte de la isla, en su camino hacia los cayos de Florida, en Estados Unidos.

El ojo del ciclón Irma tocó tierra en Cuba la noche de este viernes, como un huracán de categoría 5, dejando a su paso destrucción en ciudades costeras y causando inundaciones en zonas bajas de la capital, La Habana. Los vientos con fuerza de huracán de más de 200 kilómetros por hora arrancaron los techos de decenas de edificaciones y los árboles del suelo, y forzaron evacuaciones a lo largo de la costa.

En el momento de publicación de esta nota, Irma ya había sido degradado a categoría 2.

A medida que Irma hacía estragos en los cayos de Florida, este domingo en la tarde, se suspendió la última alarma de huracán para las provincias cubanas de Matanzas y La Habana.

🌀 Mira en vivo el peligroso recorrido del huracán Irma

Sin embargo, se espera que llueva con fuerza hasta el próximo miércoles, por lo que las autoridades están en alerta ante posibles inundaciones y deslizamientos, en medio de las actividades de recuperación y limpieza de los destrozos ocasionados por el huracán.

Las lluvias torrenciales y los poderosos vientos golpearon primero este viernes a Caibarién, una pequeña localidad costera, ubicada a unos 320 kilómetros al este de La Habana. La fuerza del huracán dejó sin luz a una ciudad que, normalmente, está llena de turistas.

Horas después, este sábado, toda Caibarién estaba inundada. La mayoría de los habitantes de la ciudad viven en casas de un piso y varios de ellos se mostraron sorprendidos de los daños producidos por el huracán y aseguraron que la recuperación tomará mucho tiempo. Casi todos habían evacuado la ciudad antes de que el ciclón tocara tierra, lo mismo que hicieron todos los turistas extranjeros.

En La Habana, las agitadas aguas entraron en la ciudad a través del paseo marítimo más famoso de la ciudad y un día después de la llegada del huracán a la capital, el malecón continuaba inundado.

En La Habana, las agitadas aguas entraron en la ciudad a través del paseo marítimo más famoso de la ciudad y este domingo el malecón continuaba inundado.

El gobierno cubano se preparó almacenando suministros de emergencia y las autoridades quitaron la luz en algunas partes de la capital y evacuaron a cerca de 10.000 personas del centro de La Habana, ante posibles riesgos de inundaciones.

En el resto del país, Irma golpeó a las provincias de Camagüey y Ciego de Ávila con ráfagas de viento tan poderosas que destruyeron los instrumentos utilizados para medir los vientos, según reportó la agencia meteorológica nacional. Irma es el primer huracán de categoría 5 en llegar a Camagüey en 85 años.

LEE: Ráfagas del huracán Irma destruyen instrumentos de medición del viento en Cuba

En el reconocido balneario de Varadero, en la provincia de Matanzas, evacuaron unos 14.500 turistas, según el periódico estatal Granma.

Hasta el momento no se han reportado muertes en Cuba producidas por el paso de Irma. En todo el Caribe, el huracán dejó al menos 24 personas muertas, de las cuales nueve se dieron en varios territorios franceses de ultramar, una en Barbuda, una en Anguila, dos en la isla holandesa de San Martín, tres en Puerto Rico, cuatro en las Islas Vírgenes británicas y cuatro en las Islas Vírgenes estadounidenses.

Y mientras esas otras islas del Caribe todavía sufren por los estragos de Irma, tratan de prepararse para el potencial impacto de otro huracán, bautizado como José.