(CNN) – Cuando pienso en un momento importante de mi vida, siempre hay una canción asociada al hecho.

¿Primer baile? 

¿Primer beso? 

¿Manejar sola a lo largo del país? 

¿Cargar a mi bebé por primera vez? 

Pero, hay canciones que no solo han definido mi vida, sino la tuya también.

Las canciones que se han llegado a asociar con momentos específicos en el tiempo y que ayudaron a definir la historia de tal manera se convirtieron en himnos porque nos dicen verdades que son universales para todos nosotros.

Eso es lo que vi que ocurrió tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Nací y creí en Nueva York. El impacto y las cicatrices que dejaron estos ataques traumatizaron e impactaron no solo a la ciudad, sino al mundo. Algunos, como yo, quisimos salir al mundo y hacer las cosas diferente. Por muchos años consideré adoptar a un bebé y no fue hasta el 11-S que sentí ese instinto de hacer las cosas que siempre había querido hacer sin dejar que el miedo y la duda dictaran mi destino.

LEER: Nueva York y el 11-S, antes y después

Para otros, el impacto del horror de estos ataques los dejó queriendo meterse en un hueco y que se los tragara. Para aquellos que sobrevivieron o que perdieron a seres queridos, el dolor nunca los abandonó.

A pesar de todo esto, la música era la fuerza catalizadora, jugando un papel importante en la sanación necesaria que comenzó a tener lugar casi instantáneamente después de ese impactante día.

Aunque ciertas canciones tuvieron diferentes significados para diferentes personas, la habilidad que tuvo la música de tranquilizar y de unir a la gente fue inevitable.

El poder de la música es lo que inspiró la serie especial de CNN, "Soundtracks", la cual produzco junto a Jeff Dupre, Dwayne "The Rock" Johnson y Dany García. Todos sentíamos que lo que ocurrió el 11 de septiembre y la música alrededor del evento debía ser incluida en esta serie, pero también sentíamos que un episodio dedicado al 11-S iba a ser el más difícil de producir.

Sabíamos por donde queríamos comenzar, en aquella nefasta mañana. Pero, ¿cómo lo finalizaríamos? El impacto de ese día todavía sigue vivo en varias comunidades a lo largo de Estados Unidos y alrededor del mundo.

LEER: Latinos indocumentados: las otras víctimas del 11S

Al final, todos nos dimos cuenta que dos canciones de dos artistas icónicos nos marcaron: "Fragile" de Sting y "The Rising" de Bruce Sprinsteen.

"Fragile" es una canción que Sting ya había escrito y que ya había cantado. Pero cuando la interpretó la noche que las Torres Gemelas se desplomaron, la canción tomó un nuevo significado e impacto emocional.

La letra de la canción tiene una estrofa que pareciera haber sido escrita para ese momento, convirtiéndola en un ejemplo de cómo una canción que ya existía puede ser usada en un momento específico y tener otro significado.

"Si corre la sangre, cuando la piel y el hierro se unen, secando el color del sol al ocaso", Sting canta, "la lluvia de mañana borrará las manchas, pero algo en nuestra mente siempre se quedará".

Por otro lado, "The Rising" de Springsteen, es un álbum y una canción escrita como respuesta a los ataques del 11-S. La canción es hermosa y dice mucho el hecho de que un artistade la talla de Springsteen dedique un disco entero a esta tragedia. Todos los que tenían la necesidad de encontrar una conexión en la música para aliviar el dolor apreciaron este disco.

Cuando hablamos del episodio dedicado al 11-S, mi equipo de producción y yo sabíamos que queríamos entrevistar a Billy Joel y Paul Simon para hablar de "New York State of Mind" y "The Sound of Silence". Ambas canciones fueron escritas años antes de los ataques del 11 de septiembre pero ambas hablaban en un tono y estado anímico que la ciudad desesperadamente necesitaba.

"Sound of Silence" se convirtió particularmente en una canción muy emocional porque muchos sobrevivientes y equipos de rescate dicen que cuando se cayeron las Torres Gemelas, la ciudad de Nueva York estuvo más silenciosa que nunca.

Las sirenas, los carros y la gente estaba en silencio, tratando de encontrar un rumbo. Creo que esta canción ayudó a la gente a enfocar su dolor no solo en ese momento sino a lo largo de los años, como cuando Paul Simon la interpretó durante el décimo aniversario de la tragedia.

"New York State of Mind" era una canción universal, un tema muy conocido que ayudó a unir a la gente y a seguir hacia adelante.

Claro, no puedes hablar de los ataques del 11 de septiembre sin hablar de las repercusiones sociales y políticas. La tragedia abrió las puertas para diferente tipo de música, incluyendo canciones patrióticas, de rabia y de malestar, desde "Courtesy of the Red White and Blue (The Angry American)" de Toby Keith a la extraordinaria canción "Not Ready to Make Nice" de las Dixie Chicks.

Ambas canciones hablan de nuestras emociones, recuerdan la historia no con datos sino con emociones. La habilidad de hablar de los eventos, temas e ideas a través de experiencias colectivas es algo que la música ha logrado hacer mejor que cualquier otra expresión de arte.

Maro Chermayeff es productora ejecutiva del especial de CNN "Soundtracks: Songs that Defined History". Las opiniones expresadas en este artículo corresponden al autor.