(CNN) - México ya no podrá enviar la ayuda de emergencia que le ofreció al estado de Texas (Estados Unidos), tras el paso del huracán Harvey, hace más de dos semanas, pues debe concentrarse en los damnificados por el mortal terremoto, que dejó al menos 96 muertos, y en las víctimas del huracán Katia, aseguró este lunes la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.

En un comunicado, la cancillería dijo que la decisión se tomó tras las nuevas circunstancias en ambos países, y dado que la necesidad de ayuda para Texas se ha reducido.

A finales de agosto, México ofreció enviar ayuda a Texas, luego de que ese estado se vio fuertemente golpeado por el paso del huracán Harvey, que dejó severas inundaciones. Sin embargo, ahora México debe lidiar con las consecuencias de dos desastres naturales.

LEE: México, en alerta entre el terremoto y el huracán Katia

Soldados mexicanos ayudan a remover escombros de un edificio parcialmente destruido del Gobierno municipal de Juchitán, Oaxaca, por el terremoto de magnitud 8,1.

El primero es un terremoto de magnitud 8,1 magnitud que sacudió la costa sur de ese país el pasado jueves. Las zonas más afectadas fueron Oaxaca, Chiapas y Tabasco y hasta el momento se contabilizan 96 muertos por el sismo, según la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Se trata del terremoto más fuerte de los últimos 100 años en el país. De hecho, fue tan fuerte que se sintió en la Ciudad de México y en Ciudad de Guatemala. Según el presidente de México, Enrique Peña Nieto, 50 millones de personas lo sintieron.

Al día siguiente, Katia tocó tierra en el estado mexicano de Veracruz, en el oriente, como huracán de categoría 1. Las lluvias e inundaciones provocadas por Katia causaron un deslizamiento de tierra que dejó dos personas muertas este sábado en la ciudad de Xalapa, según afirmó el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes.

El río Tecolutla se desbordó en el estado de Veracruz tras el paso del huracán Katia. (Crédito: YURI CORTEZ/AFP/Getty Images).

“Dada esta situación, el Gobierno mexicano encauzará toda la ayuda logística disponible para ayudar a las familias y comunidades que resultaron afectadas en México, e informó a los Gobiernos de Texas y de Estados Unidos que, desafortunadamente, esta vez no será posible proveer la ayuda que inicialmente se había ofrecido a Texas a finales de agosto, tras el paso del huracán Harvey”, dice el comunicado de la cancillería mexicana.

México había ofrecido 25 camiones con suministros, así como 300 camas, nueve generadores de energía, equipos para tratamiento del agua, tres cocinas móviles, equipos satelitales y de radio e incluso enviar personal mexicano de ayuda a Estados Unidos.

El Gobierno mexicano anunció la ayuda tras la publicación de unos tuits del presidente de EE.UU., Donald Trump, en los que atacaba a México por la violencia y el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica. Para México, la ayuda ofrecida tras el huracán se debía a que “como buenos vecinos, debemos ayudar siempre en tiempos difíciles”.

Lonzo Cook y Leyla Santiago de CNN contribuyeron con este informe.