(CNN) - El nuevo iPhone de 1.000 dólares de Apple cumplió con las altas expectativas de Wall Street, pero con una gran advertencia: no está disponible prontamente.

Este martes, Apple presentó nuevos smartwatches, un Apple TV y el iPhone 8 y 8 Plus en un evento para la prensa. Pero el espectáculo fue un dispositivo premium llamado iPhone X, con un precio inicial de 999 dólares.

Mientras que el 8 y 8 Plus se asemejan a modelos de iPhone existentes, con algunas nuevas características, el X presenta transformaciones más radicales. Tiene un diseño totalmente en cristal, una pantalla de borde a borde y la opción de desbloqueo con reconocimiento facial.

Apple está promocionando el iPhone X como nada menos que como "el futuro". Las apuestas no podrían ser más altas para Apple para asegurarse de que el X esté a la altura de tanto bombo.

Apple no ha actualizado la apariencia de su línea de iPhone desde 2014, cortando la demanda del que ha sido durante mucho tiempo su principal fuente de ingresos. Las ventas anuales de Apple disminuyeron en 2016 por primera vez desde 2001. Las ventas cayeron otra vez en el principio de este año tras los rumores sobre el gran lanzamiento en el décimo aniversario del iPhone.

Después del evento de prensa de Apple, varios analistas de la marca dijeron que creen que el X puede marcar el punto óptimo.

Tim Cook presentó el nuevo iPhone X

"En nuestra opinión, Apple llevó la franquicia de iPhone a un nuevo nivel con el iPhone X, impulsando a la compañía en el mercado de smartphones de ultra lujo", escribió Brian White, analista de Drexel Hamilton.

Gene Munster, uno de las principales analistas de Loup Ventures, dijo que las nuevas tecnologías incluidas en el iPhone X "solidifican la plataforma en la que Apple mantendrá y crecerá su base de usuarios para la próxima década".

El iPhone X tiene un nuevo sistema de cámara que permite la opción de reconocimiento facial y se puede utilizar para impulsar emojis animados con sus expresiones faciales. El teléfono también reemplaza el botón de inicio con nuevos gestos de deslizamiento. Y al igual que el 8 y 8 Plus, el X tendrá carga inalámbrica.

Los expertos en la industria no se ven afectados por el precio de cuatro cifras. Según el analista de William Blair, Anil Doradla, los consumidores están más dispuestos a "pagar" por un iPhone premium ahora debido a su "creciente dependencia de los teléfonos inteligentes y el papel que desempeñan" en nuestra vida cotidiana.

En cambio, la principal preocupación sobre el iPhone X es el momento.

Apple dijo que el iPhone X no comenzará a enviarse a los clientes hasta el 3 de noviembre, más de un mes después que los otros nuevos modelos de iPhone y más tarde de lo esperado por Wall Street.

Amit Daryanani, analista de RBC Capital Markets, dice que el retraso "podría cambiar parcialmente" parte de la esperada subida de las ventas de iPhone a principios del próximo año.

El analista de Instinet Jeffrey Kvaal hizo eco de la preocupación en una nota, pero dijo que el retraso "puede no importar" para las ventas de iPhone de Apple cuando se ve en el transcurso del año fiscal 2018 dada la demanda anticipada fuerte.

Una preocupación más fundamental puede ser simplemente si Apple puede producir suficiente de los dispositivos de gama alta para satisfacer esa demanda.

"La oferta de iPhone X será el mayor desafío para los próximos trimestres", escribió Ben Schachter, analista de Macquarie, en otra nota.