(CNN) - Después de un periodo de buena imagen durante los años de la presidencia de Barack Obama, la opinión que los mexicanos tienen de Estados Unidos se ha deteriorado en los últimos meses.

Según un estudio presentado este jueves por el Pew Research Center, este es el momento en que más mexicanos tienen una opinión desfavorable de Estados Unidos desde 2002, cuando el Pew empezó a hacerle seguimiento a este tema.

A los mexicanos no les gusta el presidente Donald Trump ni su propuesta de construir un muro en la frontera, y muy pocos creen que los fuertes lazos económicos que unen a ambos países sean buenos para ellos, comparado con lo que pensaban hace dos años.

LEE: ¿Cómo pagar el muro? Ya no con el dinero de México, ahora Trump amenaza con el cierre del gobierno

Sin embargo, como en la mayoría de relaciones, esta es mucho más complicada de lo que parece.

En una encuesta realizada a 1.000 mexicanos entre marzo y abril, casi dos tercios expresaron tener una opinión desfavorable de su vecino del norte. Eso es más del doble que en 2015, cuando el 29% de los encuestados dijo tener una opinión negativa de Estados Unidos y el 66% aseguró tener una opinión favorable. Ahora, los números se han invertido.

Las cifras pueden no sorprender a cualquiera que le haya prestado atención a la retórica de Trump hacia México desde los primeros días de la campaña presidencial, cuando llegó a calificar a los mexicanos en Estados Unidos de “violadores” y prometió construir un “gran muro” entre ambos países, y hacer que México pagara por él.

LEE: Trump: Mexicanos traen crimen y drogas y son violadores

Desde entonces, Trump no ha cesado de prometer que construirá el muro. Y ha amenazado con sacar a Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés), si México y Canadá no admiten su solicitud de hacer una completa revisión de lo que él llama “el peor tratado de comercio que jamás se haya firmado” en la historia.

Esta erosión de la buena voluntad que había entre ambos países coincide con una baja aprobación de la gestión de Trump. Solo el 5% de los que respondieron la encuesta dijeron tener confianza en que el presidente estadounidense hace lo correcto cuando se trata de política exterior, un fuerte caída comparado con el nivel más bajo de aprobación de los mexicanos a la gestión del presidente Barack Obama, que fue del 38% en el 2011, según el informe.

Pero todo esto no significa que los mexicanos hayan descartado a Estados Unidos. A pesar del aumento del sentimiento antiestadounidense, el 55% de los encuestados dijeron que trasladarse a EE.UU. les ofrece una vida mejor, un aumento del 7% respecto del 2015. Y un abrumador 85% de los mexicanos dicen estar insatisfechos con la actual situación de su país.

Además, el 33% dijo que, si pudiera, se iría a vivir a Estados Unidos.

Y algo más para tener en cuenta: los mexicanos están hoy menos dispuestos a vivir y trabajar en Estados Unidos sin permiso, un hecho que recuerda otra de las prioridades fundamentales del gobierno de Trump. Solo el 13% de los mexicanos respondieron que harían eso, frente al 20% que pensaba lo mismo hace dos años.