(CNN) - La Policía Metropolitana de Londres está investigando como incidente terrorista la explosión de un dispositivo improvisado en el metro de la capital británica durante la hora punta que dejó al menos 30 heridos.

Ninguno de los heridos se encuentra en condiciones graves, de acuerdo con el Servicio de Ambulancias de Londres.

Las autoridades encontraron un temporizador en el dispositivo explosivo improvisado.

En estos momentos hay una búsqueda en Londres para dar con los responsables del incidente.

Las autoridades elevaron a 'crítico' el nivel de alerta terrorista en Gran Bretaña, así lo anunció la primer ministra Theresa May. "Dije hoy que el nivel de amenaza nacional se estaba revisando. El Centro de Análisis Conjunto del Terrorismo ha decidido ahora elevar el nivel de amenaza nacional de severo a crítico", dijo la primera ministra británica.

"Esto significa que su evaluación es que un ataque adicional puede ser inminente", agregó May.

May dio una alocución este viernes diciendo que llevaba a los heridos y a los rescatistas en sus pensamientos. El alcalde deLondres Sadiq Khan le dijo a CNN que habrá más presencia en Londres.

Por su parte, el presidente de EE.UU., Donald Trump, condenó el ataque diciendo que fue perpetrado por "terroristas enfermos" y que las autoridades debían ser proactivas.

LEE: Trump aprovecha otra vez un acto terrorista para pedir una restricción de viajes

El estallido ocurrió hacia las 8:20 a.m. hora local (3:20 a.m. ET) del viernes en una línea muy concurrida que llega al centro de Londres.

El subcomisionado Neil Basu, coordinador nacional principal para políticas de contraterrorismo, declaró el incidente como terrorista, dijo la policía en un comunicado.

Downing Street tuiteó un mensaje de la Primera Ministra Theresa May: "Mis pensamientos están con los heridos en Parsons Green y los servicios de emergencia que están respondiendo valientemente a este incidente terrorista".

May encabezará una reunión de emergencia el viernes tras el ataque, dijo su oficina.

La estación Parsons Green está cerrada, un amplio dispositivo de seguridad está en marcha y varios elementos de servicios de emergencia están en la escena.

Al menos 22 personas fueron llevadas al hospital tras el incidente en el metro de Londres, dijo el Servicio Nacional de Salud en un comunicado. Ninguna de ellas estaría en condición grave.

El subcomisionado de la policía Mark Rowley dijo que la mayoría de las heridas eran por quemaduras.

"De repente hubo este estallido", dijo a CNN Gustavo Vieira, testigo del incidente. "Todos gritando... estábamos saliendo del tren (cuando ocurrió la explosión)... Lo escuchamos y todos empezamos a correr... Y no miré atrás".

Dijo que todos habían sido llevados a un restaurante cercano, donde algunos fueron atendidos por elementos de los servicios de emergencia.

Una mujer herida en el incidente en el metro de Londres es escoltada por elementos de los servicios de emergencia. (Photo by Chris J Ratcliffe/Getty Images)

Más temprano, la Policía Metropolitana de Londres dijo en Twitter que: "Estamos al tanto de un incidente en la estación del metro de Parsons Green. Oficiales están presentes".

Sylvain Pennec, desarrollador de software, le dijo a la agencia de noticias británica Press Association que escuchó un "estallido y que cuando volteé había llamas en todos lados".

"La gente comenzó a correr pero tuvimos suerte por detenernos en Parsons Green cuando las puertas empezaron a abrirse".

La policía dijo que estaban "al tanto de reportes en redes sociales" sobre Parsons Green, y añadió: "Daremos a conocer los hechos cuando podamos - nuestra información debe ser exacta".

El testigo Sylvain Pennec tomó esta fotografía y describió el pánico de la gente mientras intentaba salir del vagón.

Un gran número de efectivos de emergencia, incluyendo policías armados, pueden verse cerca de la estación Parsons Green.

El cordón de seguridad alrededor de la estación ha sido extendido y se ve cómo siguen llegando vehículos de emergencia una hora después del incidente.

Parsons Green es un área muy concurrida, principalmente residencial y muy popular entre familias jóvenes en el barrio de Hammersmith y Fulham, no muy lejos de Chelsea.

Este es el quinto ataque terrorista en Reino Unido en lo que va del año, después de los incidentes en el puente de Westminster, en el puente de Londres, en Finsbury Park y en el concierto de Ariana Grande en Manchester Arena.