(CNN) - La agenda de inmigración del presidente Donald Trump recibió otro golpe de parte de las cortes federales el viernes, cuando un juez federal bloqueó en gran medida los esfuerzos del Departamento de Justicia para castigar las ciudades del santuario. Es la segunda vez este año que pasa eso.

El juez de la Corte de Distrito de los Estados Unidos, Harry D. Leinenweber, estuvo de acuerdo con la ciudad de Chicago en que los nuevos requisitos del Gobierno para recibir una subvención clave para la aplicación de la ley podrían ser "daños irreparables", y agregó que la ciudad ha mostrado "probabilidad de éxito" en su argumentación de el procurador General Jeff Sessions excedió su autoridad al requerir que las jurisdicciones locales cumplan con las nuevas normas.

Leinenweber bloqueó al Departamento de Justicia de hacer cumplir las nuevas medidas, que presentó a principios de este verano en EE.UU., lo que significa que las ciudades que soliciten los fondos este año no tendrán que cumplir con la orden de Sessions.

"El daño a la relación de la ciudad con la comunidad inmigrante, en caso de que (la ciudad) deba acceder a las condiciones, es irreparable", escribió Leinenweber. "Una vez que la confianza se pierde, no puede ser reparada a través de una indemnización por daños y perjuicios".

La decisión del viernes marcó la segunda vez este año que un juez federal bloquea los esfuerzos del gobierno Trump a obligar a las ciudades santuario a cooperar en la aplicación de leyes de inmigración. Un juez en San Francisco restringió una orden ejecutiva de enero de Trump que amenazaba con bloquear todos los fondos federales a las ciudades santuario, un término general usado para describir las jurisdicciones que tienen alguna política de no cooperación con la aplicación federal de la inmigración.

El Gobierno ha hecho de esas jurisdicciones un enfoque clave de su agenda de inmigración, argumentando que tales políticas son una amenaza para la seguridad pública.