Una tortillería tradicional en la Ciudad de México. (Ronaldo Schemidt/AFP/Getty Images)

(Expansión) - El ‘zar’ de las tortillas, como se hace llamar el mexicano Rubén Contreras, ha logrado conquistar el continente europeo en los últimos siete años con sus tortillas de maíz 100% mexicanas.

Moctezuma Foods, la empresa que inició en 2010 en Viena, y que un año después trasladó a Praga, registra al día de hoy ventas por 10 millones de tortillas desde que fue fundada, y su objetivo para el próximo año es crecer el 50% de su volumen con una inversión de 350.000 euros para instalar una nueva línea de producción.

“De 2016 a 2017, (mi objetivo) fue crecer al 100% cada mes y en siete meses vamos a cerrar con un crecimiento promedio de 105% mensual, lo que ya estamos creciendo, y mi objetivo a 2018 es crecer en un 85%”, dijo Contreras en entrevista telefónica.

Hoy, su empresa ya está presente en 124 ciudades de más de 20 países de Europa —como Inglaterra, Holanda, Bélgica, Francia, Austria, Alemania, España y República Checa— con la venta de 35 productos mexicanos como tamales, salsas, tortillas de maíz, queso, chiles y hasta jugos Jumex.

“Si tú comparas el primer año y ahora, estamos creciendo en un 3.100%, tanto en volumen como en ventas. No somos la empresa más grande de tortillas en Europa, pero sí estamos como la mejor posicionada actualmente en el mercado de tortillas de maíz mensualmente”, asegura Contreras desde Praga. El emprendedor fue elegido como una de las 30 Promesas de Expansión en 2015.

¿Idea millonaria?

La idea surgió cuando al mexicano, que vivía en Viena, se le antojó una tortilla, pero debido a su inexistencia en aquel país, tuvo que producirla él mismo.

“Así es como me entró el gusanito de hacer algo con tortilla, y ya me di a la tarea de buscar en México qué máquinas había, qué tipo de materia prima, qué tan difícil era importar, etc. Y así, de repente compré una máquina de tortilla, empecé a comprar harina de maíz de Sinaloa, renté un local, que medía 67 m2, y una maquinita que me daba una capacidad muy baja de 30 tortillas por minuto”, cuenta.

No todo fue tan sencillo: no logró ninguna ganancia hasta el tercer año. Pero ahora, la empresa cuenta con una planta en Praga de 350 m2 y una línea de producción de 20 metros con una capacidad de 60.000 kg de tortillas.

Parte del crecimiento de Moctezuma Foods se debe al ‘boom’ de la comida mexicana en Europa, que ha permitido que varios emprendedores mexicanos desarrollen sus negocios, que van desde las típicas fonditas hasta restaurantes sofisticados premiados con estrellas Michelin, detalla Contreras.

“Moctezuma trazó un estándar en el consumo de harina de maíz, porque no se podían conseguir tortillas frescas en Europa, así que fui el pionero en la producción de las tortillas frescas empacadas al vacío hechas con maíz mexicano, y el mercado europeo empezó a exigir tortillas de maíz fresco”, agrega.

El emprendedor compite contra un gigante como Maseca, el líder en la producción y comercialización de tortillas en el mundo, a través de su marca Mission Foods. La empresa mexicana tiene once plantas en ese continente, y su negocio creció 2%, a 104.000 toneladas, durante el segundo trimestre de este año, debido a la elevada venta de kebabs en Francia y al canal minorista en España, según destaca su reporte trimestral.

“Maseca produce harinas especialmente para lo que es la tortilla chip, lo que es el totopo, y ellos tienen prácticamente el mercado, pero con tortilla de harina de trigo, no de tortillas de maíz. Entonces, los pequeños productores nos encargamos de producir las tortillas de maíz que se consumen en toda Europa”, añadió Conteras.