Kenneka Jenkins, de 19 años, apareció muerta dentro de un congelador en un hotel de Chicago.

(CNN) - La misteriosa muerte de una joven de Chicago cuyo cuerpo fue hallado la semana pasada en el congelador de un hotel podría aclararse con ayuda de un video de vigilancia. 

La policía de Rosemont, un suburbio del noroeste de Chicago, Estados Unidos, dijo que Kenneka Jenkins, de 19 años, fue vista por última vez la madrugada del sábado 9 de septiembre en una fiesta en el hotel Crowne Plaza Chicago O'Hare.

Su familia la reportó como desaparecida más tarde ese miso día y el cuerpo de la joven fue encontrado en una bóveda de congelamiento del hotel poco antes de la 1 a.m. del domingo. Están pendientes los resultados de una autopsia por parte de la oficina del forense del condado de Cook.

Un video de vigilancia del interior del hotel, dado a conocer por el Departamento de Seguridad Pública de Rosemont y obtenido por CNN, muestra a Jenkins tambaleándose por los pasillos del hotel la madrugada del sábado.

En las imágenes se ve primero a Jenkins caminando por el hotel con varias personas no identificadas alrededor de la 1:13 a.m. del sábado. En ese momento parece estar estable.

Kenneka Jenkins en su fotografía de Facebook.

Pero cuando se vuelve a ver a Jenkins, saliendo del elevador a las 3:25 a.m., ella está sola y visiblemente desmejorada, y se tambalea fuera del elevador, apoyándose en la pared antes de avanzar por el pasillo.

Las cámaras registran a Jenkins en los pasillos a las 3:27 y a las 3:29 a.m., también sola. Ella batalla para tomar una dirección y casi cae en varias ocasiones, pero logra sujetarse.

El último corte muestra a Jenkins tambaleándose en la cocina del hotel, que parece estar vacía. Camina fuera de la visión de las cámaras a las 3:32 a.m., la última vez que se le vio antes de que su cuerpo fuera hallado en el congelador.

La policía dijo que tenía 36 horas de grabaciones de ese fin de semana y que había dado a conocer públicamente todos las partes en las que se puede ver a Jenkins.

En el video entregado a CNN no se ve en ningún momento a Jenkins entrando en el congelador.

Andrew Holes, un activista comunitario quien está trabajando con la familia de Jenkins, según la policía, dijo el jueves que la policía de Rosemont le mostró un video de vigilancia en el que se ve a la joven entrar en el refrigerador por sí misma.

Holmes le dijo a la afiliada de CNN, WBBM, que Jenkins parecía perdida y que intentó abrir varias puertas para subir al lobby del hotel antes de entrar en el congelador, localizado en un área insegura.

"Todos queríamos saber: ¿Alguien la llevó abajo? ¿Alguien la obligó a bajar? ¿Había alguien al otro lado de esa habitación a la que ella bajó? Y la respuesta a eso es no", dijo Holmes a WBBM.

Holmes urgió a cualquiera que tenga evidencias sobre el caso a contactar a la policía y dejar de hacer acusaciones en las redes sociales.