(CNNMoney) - Quienes apoyan al presidente Donald Trump en los medios salieron este fin de semana a defenderlo con todas sus fuerzas, luego de que el mandatario pidió que despidieran a los jugadores de la NFL que decidieron crear conciencia sobre la injusticia racial arrodillándose durante el himno nacional antes de un partido.

“No me vendan esta basura de que quieren apoyar una reforma y están en contra de la injusticia racial”, gruñó la jueza Jeanine Pirro en su programa de Fox News, el sábado en la tarde. “Debería darles vergüenza. Debería darles vergüenza a todos ustedes. Y debería darle vergüenza también a usted, Roger Goodell (comisionado de la NFL), por no mostrar su amor a este país como lo hace el presidente”.

Ese mismo sentimiento fue compartido ampliamente en los medios pro-Trump, en los que el presidente fue retratado como un patriota que pelea contra atletas muy ricos, cuyo comportamiento fue descrito com “antiestadounidense” por rehusarse a ponerse de pie cuando suena el himno nacional.

“¿Qué pasa con el día moderno en que el Partido Demócrata se arrodille durante el himno, queme banderas de Estados Unidos y aplauda a los que maten a policías?”, se preguntó Jim Hoft, editor del blog de extrema derecha Gateway Pundit, que tiene millones de visitas cada mes.

LEE: Trump abre un nuevo frente: ahora con la NFL y estrellas de la NBA

Las personalidades de los medios pro-Trump también llegaron a sugerir que la reducción de los ratings de los partidos de la NFL estaba ligada con las protestas en el campo. Los ratings de esos partidos sí han bajado, pero no en la magnitud en que lo han sugerido Trump y sus aliados.

Sean Hannity, tal vez el defensor más leal de Trump en las noticias por cable, no llamó a un boicot, pero este sábado tuiteó que el comisionado de la NFL Goodell parecía estarles dando un sermón a Trump y sus seguidores y advirtió: “Si la NFL y sus jugadores siguen haciendo declaraciones políticas (es su derecho), predigo que los fanáticos que no estén de acuerdo van a huir (también es su derecho)”.

Una columna de Daniel Flynn, publicada en el sitio web de extrema derecha Breitbart, se hizo eco de ese punto.

“Si quieres ver “divisiones” y “falta de respeto”, prende el televisor en un partido de la NFL y mira a unos hombres hacer que millones se rehusen a ponerse de pie durante dos minutos mientras se entona el himno nacional. O, tal vez, elijas no hacer eso”, escribió Flynn. “Cada vez más, esa es la opción más popular”.

En otras esquinas de la web, los seguidores de Trump parecen sostener que es hipócrita que la NFL les permita a los jugadores expresarse en el campo por una causa, pero no por otra.

En The Donald, un foro online que reúne a algunos de los más firmes defensores de Trump, una publicación señaló que la NFL no permitió que los Dallas Cowboys pusieran en sus cascos unas calcomanías para rendirles homenaje a los policías de Dallas que perdieron la vida en un tiroteo en el centro de la ciudad, en el 2016.

LEE: 4 razones por las que Trump piensa que es bueno atacar a los jugadores de la NFL (pero no lo es)

Los seguidores de Trump en los medios también son creativos cuando se trata de desacreditar las críticas al presidente. En un extraño segmento del programa Fox & Friends Weekend, el presentador Pete Hegseth leyó una declaración de los Golden State Warriors anunciando que el equipo no aceptaría la tradicional invitación al campeón de la NBA para que visite la Casa Blanca, y luego dijo: “Es decir, igualdad, diversidad e inclusión. Se lee como si fueran los antecedentes de alguien de izquierda”.

Trump y sus aliados tal vez estén dispuestos a meterse en esta pelea por las protestas de la NFL porque la posición que han tomado es muy popular en su base de seguidores. Una encuesta de la Universidad de Quinnipiac realizada en el 2016 halló que los blancos estadounidenses, que en buena medida componen la base de Trump, desaprueban las protestas durante el himno nacional.

Este domingo, en respuesta a los comentarios incendiarios de Trump, se intensificaron las protestas en el campo. Muchos jugadores se arrodillaron durante el juego entre los Baltimore Ravens y los Jacksonville Jaguars. Y los Pittsburgh Steelers se quedaron en el vestuario mientras sonaba el himno nacional.