(CNN) - Un vocero del Ministerio del Exterior de Corea del Norte negó este jueves las acusaciones de que el estudiante estadounidense universitario, Otto Warmbier, había sido torturado en su tiempo como prisionero por las fuerzas norcoreanas, según un reporte de la agencia estatal de noticias KCNA.

"La 'tortura' de la que habla Estados Unidos no existe y eso es un hecho que ha sido confirmado por médicos estadounidenses que vinieron a nuestro país en junio y que realizaron análisis médicos después del regreso de Warmbier", dice KCNA que afirmó el vocero.

Warmbier estuvo en Corea del Norte por 17 meses después de haber sido detenido por presuntamente intentar robarse una pancarta política en un hotel, en enero de 2016. Fue sentenciado a 15 años de trabajos forzados, pero fue liberado en junio, y regresó a EE.UU. en coma. Murió seis días después.

Los padres del estudiante rompieron su silencio esta semana en una entrevista con CNN y revelaron detalles escabrosos del estado de salud de Warmbier. Afirmaron que su hijo fue torturado, que llegó a EE.UU. sordo, ciego, con gran daño cerebral, y que tenía lesiones inexplicables como que sus dientes parecían haber sido reorganizados y una gran cicatriz en su pie izquierdo.

“Usar el término coma para la condición de Otto es completamente injusto”, dijo Fred Warmbier. “Otto tenía un daño cerebral severo. Otto fue sistemáticamente torturado e intencionalmente lastimado por Kim Jong [un] y su régimen. No fue un accidente”.

LEE: Padres de Otto Warmbier rompen el silencio: Fue torturado, llegó ciego, sordo y haciendo sonidos inhumanos

El vocero citado por la agencia estatal KCNA dijo que el presidente de EE.UU., Donald Trump, estaba usando la muerte de Otto Warmbier para su "propaganda contra la República Democrática de Corea del Norte".

"El hecho de que Estados Unidos está usando una persona muerta para una campaña de conspiración para alimentar la atmósfera internacional para ponerle presión a Corea del Norte muestra qué tan vil y habitual es la hostilidad de Estados Unidos hacia Corea del Norte", dice el reporte.

El informe reitera que, para ellos, Warmbier fue un "criminal" sentenciado a reformarse a través de trabajos forzados, que le dieron "cuidados médicos por razones humanitarias y por fallas de su salud fue regresado a EE.UU.".

Añade que si Trump y EE.UU. se sienten tan mal por la pérdida de Warmier deberían "arrepentirse y disculparse por su crimen de llevar a un estudiante que debería estar concentrado en su formación a cometer crímenes contra Corea del Norte".