(CNNMoney) - Las noticias falsas sobre las elecciones presidenciales en Estados Unidos no solo invadieron Facebook. Twitter también tiene su cuota de participación en lo que pasó.

“Las noticias basura polarizantes y conspirativas” fueron tan frecuentes en Twitter como las noticias de medios legítimos, los días previos y posteriores a las elecciones presidenciales en EE.UU., según sugiere un nuevo estudio de la Universidad de Oxford, publicado este jueves.

Los investigadores examinaron más de 7 millones de tuits entre el 1 y el 11 de noviembre del 2016, con etiquetas relacionadas con la política y la elección. El estudio todavía debe ser revisado por pares y el equipo reconoció limitaciones de su metodología.

Dividieron el contenido en categorías incluyendo noticias profesionales, contenido político profesional como el de un candidato de campaña y “contenido polarizante y conspirativo”, que incluía páginas web de noticias falsas, fuentes rusas de noticias políticas y WikiLeaks. Los investigadores de Oxford dicen que las categorías no pretendían abarcarlo todo.

Según ellos, las fuentes “polarizantes y conspirativas” representaron el 20% de los links compartidos, el mismo porcentaje de links de noticias producidas por medios profesionales. El material político profesional representó el 10% y el restante 50% fue de otro tipo de contenido político, incluyendo los blogs de activistas y de sátira política.

Exclusiva CNN: Facebook vendió publicidad de "Black Lives Matter" a cuentas rusas durante elecciones de 2016

Los investigadores también asignaron a cada tuit una ubicación basada en la información biográfica de los usuarios y hallaron que en 11 de los 16 de los llamados estados “oscilantes” en EE.UU., las noticias basura se compartieron más que en el promedio nacional.

“Encontramos que en los estados oscilantes hubo una alta concentración de contenido altamente polarizante”, le dijo a CNN Samantha Bradshaw, investigadora que participó en el estudio.

Hablando en el programa New Day de CNN, el analista de lucha antiterrorista de CNN Phil Mudd señaló que la alta concentración de contenido polarizante en esos estados puede ser resultado de que la gente común y corriente de esos lugares estaba más comprometida en el debate político porque sabía que la elección allí iba a ser muy reñida.

Los hallazgos no necesariamente muestran que las noticias falsas hayan ayudado a cambiar el rumbo de la elección. La tasa de noticias falsas compartidas en varios estados que demostraron ser determinantes en el resultado Wisconsin, Michigan y Pensilvania no fue más alta que el de otros estados oscilantes, por ejemplo.

Twitter, por su parte, ha dicho que no controla las noticias falsas.

En una publicación de un blog sobre desinformación y bots, escrita en junio, Colin Crowell, vicepresidente de política pública de Twitter, dijo que las redes “no pueden distinguir si cada uno de los tuits de cada persona son verdaderos o no” y aseguró que no se ven a sí mismos como los árbitros de la verdad.

“Periodistas, expertos y ciudadanos comprometidos tuitean conjuntamente corrigiendo y desafiando el discurso público en segundos”, escribió Crowell. “Esas interacciones vitales ocurren en Twitter cada día y estamos trabajando para asegurar que primero aparezca el contenido de más alta calidad y más relevante”.

Crowell también advirtió que las investigaciones de terceros sobre la difusión de desinformación en la plataforma pueden estar viciadas y ser erróneas, pues esos grupos no tienen acceso a toda la base de datos de Twitter.

Los hallazgos fueron revelados horas antes de que directivos de Twitter se reunieran con investigadores del Congreso para hablar sobre las cuentas relacionadas con Rusia que habrían usado a esa red social para difundir información falsa.

El informe de Oxford concluye diciendo que “la cantidad de noticias basura, caracterizadas por extremismo ideológico, desinformación y la intención de persuadir a los lectores a respetar u odiar a un candidato o una política determinada con base en recursos emocionales, fue la misma, si no más, que la información producida por medios de comunicación profesionales”.