(CNN) - Cuatro semanas después del huracán, la destrucción de Harvey continúa. Una reciente víctima del ciclón es una mujer de 77 años que encontró bacterias carnívoras en una casa cercana a Houston, según el Instituto de Ciencias Forenses del Condado de Harris.

Nancy Reed – la muerte número 36 del condado de Harris relacionada con la tormenta- murió el 15 de septiembre.

La fascitis necrotizante es la causa de la muerte de Reed, según registró el médico forense. Una herida infectada causada por caída accidental que resultó en "trauma contuso de una extremidad superior" se complicó, afirma el reporte.

"Ella estaba en buena salud, era muy activa", dijo Mark Renn, pastor asociado para misiones y evangelismo en la Primera Iglesia Presbiteriana de Kingwood, donde se celebró su funeral.

Cuando Reed contrajo la enfermedad bacteriana de las aguas contaminadas, explicó Renn, estaba ayudando a su hijo a limpiar su casa y accidentalmente se lastimó.

"Ella estuvo en la unidad de cuidados intensivos por dos semanas", dijo Renn. "Entró en el hospital, estaba haciendo un buen progreso, pensó que había superado la infección bacteriana, y luego murió".

Reed era viuda y trabajaba como voluntaria de la comunidad en Kingwood, un suburbio de Houston. Era presidente de la Fundación Reed, una organización filantrópica, de acuerdo con su obituario de Rosewood Funeral Home. Tenía un hijo, John F. Reed, una hermana, y dos sobrinos.

"No es extraño o único"

La fasciitis necrotizante es una infección grave de la piel que se propaga rápidamente, destruyendo los tejidos blandos del cuerpo, y puede llegar a ser letal en un tiempo muy corto, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Sin embargo, el tratamiento con antibióticos puede prevenir la muerte si se diagnostica rápidamente.

En algunos casos, se necesita cirugía para prevenir la propagación de esta infección, que puede ser causada por más de un tipo de bacterias.

"Las bacterias que causaron la fascitis necrotizante no son bacterias extrañas o únicas", dijo el doctor David Persse, autoridad de salud pública de la ciudad de Houston.

Explicó que estas bacterias pueden vivir en piscinas o cuerpos naturales de agua, y que las aguas de las inundaciones tras el huracán, contaminadas por aguas residuales y materia fecal, simplemente "pasaron a tener más" bacterias que otras masas de agua.

¿Cómo prevenirlo?

Cuidar bien la herida es la mejor manera de prevenir cualquier infección bacteriana de la piel, según Persse y los CDC. Debes mantener las heridas abiertas cubiertas con vendajes limpios y secos hasta que se curen, incluso para heridas leves, incluyendo ampollas o cualquier herida en la piel. Si tienes una herida abierta, evite pasar tiempo en agua que no esté limpia. Lávate las manos con agua y jabón también.

"Si estás preocupado o simplemente quieres ser muy atento, coge un bolígrafo y dibuja una línea entre el lugar donde la piel está roja y la piel normal y marca el tiempo. Dos horas después, marca de nuevo. Si se ha movido un centímetro o más, debes ir al médico", añade.