(CNN Español) - El gobierno separatista de Cataluña confía en que este 1 de octubre saldrá adelante un referéndum para decidir si la región se separa de España, a pesar de que la máxima corte del país ha prohibido la votación. 

La Corte Constitucional de España ha declarado ilegal la consulta y desde Madrid, el gobierno central sostiene que cualquier votación sería inconstitucional.

El referéndum amenaza con colocar a España en una de las peores crisis políticas desde el fin de la dictadura de Francisco Franco hace cuatro décadas.

FOTOS | Famosos a favor y en contra del referéndum de independencia en Cataluña

¿Cómo es la relación entre Cataluña y España?

Cataluña es una rica región en noreste de España. Como una de las 17 regiones autónomas del país, cuenta con su propio gobierno regional –la Generalitat– que ya cuenta con considerables poderes respecto a salud, educación y recaudación impositiva.

Pero paga impuestos a Madrid y los políticos a favor de la independencia sostienen que los complejos mecanismos para redistribuir las ganancias provenientes de los impuestos son injustas para las áreas más adineradas.

La región es hogar de un 16% de la población total de España y de gran parte de la industria y el sector financiero.

Los nacionalistas catalanes afirman que son una nación distinta con su propia historia, cultura y lenguaje y que deberían tener mayor independencia fiscal.

¿Cómo llegamos hasta aquí? 

Manifestación a favor de la independencia.

La larga disputa se remonta a los brutales años con Franco, cuyo régimen dictatorial reprimía la temprana autonomía catalana limitada. No fue sino hasta cuatro años después de la muerte de Franco, en 1979, que la región ganó completa autonomía.

En 2006, el gobierno español respaldó los pedidos de Cataluña por mayores poderes que le dieran estatus de "nación" y control financiero de la región.

Pero cuatro años después, la Corte Constitucional rescindió dicho estatus y en su fallo dijo que aunque sí existe una "nacionalidad" catalana, Cataluña no es una nación en sí misma.

Cataluña realizó una votación simbólica en 2014, en la que 80% de los electores respaldaron una completa secesión, pero solo participó 32% del electorado.

¿Qué hay detrás de este último intento? 

Protesta de separatistas ante el máximo tribunal español.

El líder catalán Carles Puigdemont ha luchado para establecer un estado catalán independiente desde que llegara al cargo en enero, y convocó el referéndum en junio.

Un mes después, la Generalitat aprobó una ley que permitía la formalización de los planes para la consulta de octubre.

Pero parece que el apoyo a un estado catalán independiente ha caído en los últimos meses, de acuerdo con una encuesta de junio promovida por el gobierno regional. La encuesta indicó que un 41,1% estaba a favor de la independencia, por debajo del 44,3% registrado en marzo.

¿Cuál es la posición de Madrid?

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy.

Firmemente opuesto a la independencia de Cataluña, el gobierno central ha prometido evitar el referéndum que considera "ilegal". Y tiene la autoridad para hacerlo, bajo el artículo 155 de la constitución española.

Madrid le pidió a la Corte Constitucional suspender la ley del referéndum, que había allanado el camino rumbo al voto.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, líder del conservador Partido Popular, ha insistido en que Cataluña no puede separarse de España debido a que el país es indivisible, de acuerdo con la constitución de 1978.

"Lo que hemos visto en Cataluña es un intento por liquidar la soberanía nacional", dijo en un discurso reciente, añadiendo que todos los españoles deberían poder decidir sobre su país.

Mediante una orden judicial, la policía requisó casi 10 millones de boletas de votación para el referéndum la semana pasada. La lista electoral y material para el conteo de votos también ha sido confiscado.

Fuerzas adicionales de la policía han sido desplegadas en la región en los días previos a la votación para mantener el orden y prevenir que se lleve a cabo el referéndum, reportó Reuters, citando al Ministerio del Interior.

A pesar de estas acciones, Puigdemont dice que seguirá desafiando las órdenes de Madrid y llamó a los catalanes a "defender la democracia frente a un régimen represivo e intimidante" acudiendo a las urnas como está planeado.

¿Qué pasa si el referéndum se lleva a cabo?

No está claro en este momento, pero Madrid insiste en que habrá consecuencias en caso de que el referéndum se realice.

Y si se lleva a cabo la votación este domingo, aquellos que acudan a las urnas deberán responder una sola pregunta: ¿Quiere que Cataluña sea un estado independiente, en forma de una república?

Si la Comisión Electoral declara una victoria para la campaña del sí, Puigdemont ha dicho que la Generalitat declarará la independencia dentro de las siguientes 48 horas, reportó Reuters, mientras que un triunfo del no probablemente provocaría una elección anticipada en la región.