(CNN Español) – La situación jurídica del vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, terminó por complicarse en la tarde este lunes. El juez Miguel Jurado decidió dictarle prisión preventiva, luego de que la Fiscalía así lo solicitara, en el caso que se le sigue por su supuesta participación en el escándalo de corrupción de la constructora Odebrecht. Glas es investigado por el delito de asociación ilícita.

La decisión se produce luego de que este mismo lunes, el fiscal general del Estado Carlos Baca, le pidiera a la Corte Nacional de Justicia que le impusieran la medida de prisión preventiva a Glas, además de la retención de sus cuentas y la prohibición de enajenar bienes. Según el ente acusador, nuevos hallazgos en la investigación motivaron esta decisión.

Además, el juez Jurado también cobijó con medida de prisión preventiva al tío de Glas, Ricardo Rivera, quien fue detenido en junio pasado por estar supuestamente vinculado con los sobornos de Odebrecht. En su momento Glas sostuvo: “Hay un familiar mío que está siendo sujeto de investigaciones, una vez más, como he actuado toda mi vida, que se investigue todo y que se aplique la justicia como tiene que ser”. El abogado de Rivera, Aníbal Quinde, señaló ante los medios de comunicación locales, el pasado 28 de septiembre, que no existen pruebas contra su defendido en la información que entregó Estados Unidos a Ecuador.

Ante los medios de comunicación este lunes, el fiscal Carlos Baca señaló que "la Fiscalía ratifica que actuará siempre conforme al derecho, que no actuará bajo la presión de ninguna naturaleza, ya sea esta mediática, política o de persona alguna. En este momento, lo que ha establecido el juez con relación a la prisión preventiva de los dos procesados, del ingeniero Glas y del señor Rivera, es una decisión que se funda en los elementos de convicción y en las evidencias que se han recabado a lo largo de esta investigación", sostuvo Baca ante los medios de comunicación después de que el juez Jurado avalara todas las peticiones de la Fiscalía.

El vicepresidente Glas se defendió a través de su cuenta de Twitter, refiriéndose a la decisión judicial como un "infame atropello" en su contra. Aseguró que probará su inocencia ante la justicia que tiene fe "en que se imponga". También señaló que la determinación de prisión preventiva carece de pruebas  y tiene "indicios forjados".

Su defensa, en cabeza del abogado Eduardo Franco, también indicó que presentará recurso de apelación ante la decisión, pues Glas no ha salido del país —debido a que lo tiene prohibido—, según indicó la agencia de noticias ecuatoriana, Andes. Añadió que el vicepresidente no renunciará a su cargo y que se someterá a la justicia.

Horas antes, cuando trascendió el pedido impulsado desde la Fiscalía, Glas había escrito otra serie de tuits exigiéndole a Baca que exhibiera la pruebas en su contra. "No se preocupen, no tienen que buscarme, estoy donde siempre. No voy a escapar. Los inocentes jamás huimos", señaló. También sostuvo que el proceso penal ha estado "plagado de irregularidades" y que no se le ha respetado la presunción de inocencia. Incluso, señaló que "¡esto no es sólo contra Jorge Glas! Es parte de un plan organizado para destruir la Revolución Ciudadana y a Rafael Correa".

El pasado 3 de agosto, el presidente de Ecuador Lenín Moreno retiró a Glas de sus funciones, a través de un decreto. Según se lee en el documento, Glas no entendió "debidamente" que el compromiso y la lealtad de la Revolución Ciudadana "implican servir a la patria en unidad de esfuerzos". La decisión es inmediata: entró a regir desde la expedición del decreto.

En su cuenta de Twitter, Moreno escribió en ese momento que la "política es el arte de servir a los demás" y que iba a "adecentar" esta práctica en su país, aunque no hizo una mención específica a Glas.