Barcelona (CNN) - España se enfrenta a una crisis política y constitucional luego de que los catalanes votaron a favor de la independencia en un disputado referéndum que terminó en caos, por la violenta represión de la policía.

El gobierno catalán dice que se ganó el derecho de separarse de España luego de que los resultados mostraron que el 90% de quienes votaron lo hicieron en favor de la independencia.

Pero en medio de la inesperada y severa respuesta por parte de la policía española, la participación solo llegó al 42%. El Ministerio de Salud de Cataluña dijo que al menos 893 personas resultaron heridas en los enfrentamientos este domingo, luego de que la policía antidisturbios allanó los centros de votación, arrastró a electores y disparó balas de goma.

LEE: Caos en Cataluña: decomisos, enfrentamientos y votos en referéndum independentista

Personas ayudan a un hombre que quedó herido por una bala de goma disparada por la policía de España afuera de un centro de votación en Barcelona.

El presidente de la Generalitat (gobierno de Cataluña), Carles Puigdemont, denunció la actuación de la policía como la represión más violenta que se haya vivido en Cataluña desde la dictadura militar de Francisco Franco, y pidió que las fuerzas nacionales españolas se retiren de la región.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, pidió una “investigación independiente e imparcial de todos los actos de violencia”, alrededor del referéndum independentista y solicitó al gobierno de España que permita que expertos de la ONU en derechos humanos visiten el país.

“Las respuestas de la Policía siempre deben ser proporcionadas y necesarias”, agregó el alto comisionado. “Creo firmemente que la actual situación se debe resolver a través del diálogo político, con completo respeto a las libertades democráticas”.

Las organizaciones sindicales en Cataluña llamaron a una huelga general y una manifestación masiva este martes, una acción que podría poner a prueba el apoyo al gobierno catalán tras el caos del domingo.

El gobierno de España dijo que está discutiendo su respuesta a ese llamado con los partidos opositores en Madrid.

LEE: ¿Cuánto pierde la economía de España si Cataluña se independiza?

‘Sin ruptura traumática’

Ahora, todos los ojos están puestos sobre el gobierno catalán. Bajo la legislación aprobada por el Parlamento catalán, el gobierno regional tiene 48 horas después de que termine el conteo de todos los votos para declarar la independencia de España. Este lunes todavía se estaban contando los votos finales.

El presidente del gobierno catalán no llegó a declarar la independencia este lunes, una decisión que profundizaría la crisis. Pero Puigdemont pidió un árbitro internacional para que medie en la crisis, idealmente la Unión Europea. “Este momento necesita mediación”, dijo. “Solo recibimos violencia y represión como respuesta”.

Puigdemont dijo que Cataluña no quiere una “ruptura traumática” de Madrid. “Queremos un nuevo entendimiento con el Estado español”, señaló.

Si el gobierno catalán declara de manera unilateral su independencia de España, el presidente del gobierno español Mariano Rajoy podría suspender a Puigdemont y asumir el control sobre esa provincia. Pero algo así encendería aún más las tensiones y probablemente sería un recurso de última instancia para Rajoy.

Miles de personas se reunieron afuera de la Alcaldía de Barcelona este lunes en la mañana, donde estaban reunidos los líderes del gobierno autonómico catalán, mientras gritaban “Larga vida a una Cataluña libre, somos personas pacíficas y solo queremos votar”.

Las autoridades catalanas pidieron que la Unión Europea (UE) tome medidas en el asunto. “Hoy, Europa tiene que elegir entre la vergüenza o la dignidad. Violencia o democracia, esa es nuestra demanda”, dijo el ministro catalán de Asuntos Exteriores Raül Romeva.

Pero la UE apoya a Madrid. La Comisión Europea, el cuerpo ejecutivo de la UE, dijo que el voto era ilegal. “Llamamos a todos los actores relevantes para moverse ahora rápidamente de la confrontación al diálogo. La violencia no puede ser nunca un instrumento de la política”, dijo la Comisión en una declaración publicada a través de Twitter.

Y agregó que confiaba en Rajoy para “manejar este difícil proceso”, respetando la Constitución española.

Rajoy dijo que el voto era ilegítimo. “En este punto, puede decirles claramente: hoy el referéndum por la autodeterminación en Cataluña no ocurrió”, dijo en un discurso televisado este domingo en la noche.

¿Por qué Cataluña se quiere separar de España? Conoce la respuesta en este video

Así votó la mayoría

De los 2,2 millones de votos contados, cerca del 90% fueron a favor de la independencia, dijo el vocero del gobierno catalán Jordi Turull en una conferencia de prensa, poco después de la medianoche de este domingo. Cerca del 42% de los 5,3 millones de personas habilitadas para votar, participaron efectivamente en la jornada, según dijeron las autoridades este lunes.

Turull agregó que más personas hubieran votado si no hubiera sido por la violenta represión policial. El gobierno catalán calcula que por los violentos allanamientos de la policía a los centros de votación se perdieron cerca de 770.000 votos.

Según autoridades regionales, unos 400 centros de votación fueron cerrados por la acción de la policía. Pero el ministro del Interior de España dijo que solo 92 de casi 2.300 centros de votación no abrieron sus puertas.

Pablo Guillén Álvarez, economista y profesor asociado de la Universidad de Sydney, le dijo a CNN que las escenas violentas de este domingo podrían hacer que crezca el apoyo a la independencia de Cataluña.

Según él, si bien la simpatía de la prensa y de las redes sociales está con los catalanes, los seguidores más fuertes del gobierno español están presionando a Madrid para que muestre fortaleza.

“La cuestión catalana ha estado en ebullición desde hace 150 o 200 años. Es una línea roja para el derecho español. (El gobierno) reaccionó de la única manera en que podía hacerlo”.

LEE: Cinco preguntas y respuestas para entender qué pasa en Cataluña

Dos mujeres caminan por el barrio antiguo de la ciudad de Girona, cubiertas por la bandera de Cataluña.

Respuesta internacional

El Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido dijo que el referéndum era un asunto del gobierno español y de su gente. “Queremos que se respeten las leyes y la Constitución de España. España es un aliado cercano y un buen amigo, cuya fortaleza y unidad nos importan”, señaló en un comunicado.

Charles Michel, primer ministro de Bélgica, dijo que la violencia nunca es la respuesta y llamó al diálogo político.

Y la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, cuyo partido apoya fuertemente la independencia escocesa, dijo que la gente debe poder votar pacíficamente.

Emanuella Grinberg, Euan McKirdy y Julia Jones, de CNN, contribuyeron con esta historia.