(CNN) - Se espera que Estados Unidos pida a Cuba que reduzca su personal diplomático en Washington en dos tercios para igualar las reducciones de personal en la embajada de Estados Unidos en La Habana después de que Washington retirara a su personal no esencial tras los misteriosos ataques acústicos,  le dijeron a CNN funcionarios estadounidenses.

Las reducciones son el más reciente capítulo en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba que fueron restablecidas en 2015 por el expresidente Barack Obama. El portal McClatchy fue el primero en informar de la decisión.

LEE: Departamento de Estado ordena salir de Cuba a diplomáticos y familiares a la luz de ataques acústicos

No hubo respuesta inmediata del Gobierno cubano, que ha negado cualquier papel en los incidentes que han enfermado al menos a 21 diplomáticos estadounidenses desplegados en Cuba y a miembros de sus familias.

Durante meses, a partir del año pasado, diplomáticos estadounidenses en La Habana se quejaron de incidentes, que a menudo ocurrían tarde en la noche en sus casas o habitaciones de hotel, que los dejaban sintiéndose mal.

A menudo sufrían de una oleada repentina de náuseas, mareos y dolores de cabeza acompañados de extraños sonidos que los diplomáticos comparaban con el ruido de insectos o de metal que es arrastrado por el suelo.

Funcionarios estadounidenses dijeron que están convencidos de que alguien ha estado atacando a los diplomáticos y que están investigando si algún tipo de arma acústica podría haber sido usada en los ataques.

Se cree que se han producido hasta 50 ataques contra los diplomáticos, dijo a CNN un alto funcionario estadounidense.

Varios diplomáticos han sido tratados por molestias auditivas, pérdida de audición, mareos, tinnitus, problemas de equilibrio, problemas visuales, dolores de cabeza, fatiga, problemas cognitivos y dificultad para dormir.

Los principales funcionarios cubanos, incluido su presidente, Raúl Castro, han negado cualquier participación en los incidentes y permitieron que el FBI viajara a la isla a principios de verano para investigar.

El FBI no encontró ningún dispositivo en las casas de los diplomáticos ni en los hoteles donde se encontraban y sigue investigando quién podría estar detrás de los ataques y el tipo de arma que utilizaron, dijeron dos altos funcionarios estadounidenses.