(CNN) - Amy McAslin y su compañera de cuarto Krystal Goddard se escondieron bajo una mesa mientras las balas volaban sus compañeros de concierto en Las Vegas este domingo por la noche. Eventualmente, McAslin se dio cuenta de que estaba siendo protegida por alguien que acababa de recibir un disparo.

"Un caballero -no sé su nombre- me cubrió completamente", dijo McAslin a CNN. "Me cubrió la cara y me dijo: Te tengo".

FOTOS | Residentes y visitantes de Las Vegas esperan largas horas en filas para donar sangre

"Realmente increíble, un extraño, saltando sobre mí para protegerme", añadió.

El hombre estaba entre los muchos que murieron durante y después de una masacre en la que un pistolero disparó desde el piso 32 de un hotel de Las Vegas a las multitudes abajo en el Festival de Música de la Ruta 91, matando a 58 personas e hiriendo a otros 527.

Antes de que comenzaran los disparos, McAslin y Goddard estaban de pie junto al escenario donde el cantante de música country Jason Aldean estaba actuando. Entonces comenzó el tiroteo.

Corrieron por sus vidas a través de la multitud, y buscaron refugio bajo una mesa mientras las balas seguían volando.

El hombre protegió a McAslin, que estaba abrazando a Goddard.

No está claro cuándo el hombre fue herido. Pero "dijo que le dispararon en la espalda y que había mucha sangre", dijo McAslin.

Las compañeras de habitación dijeron que el trío se abrazó fuertemente, mientras repetían: "Todo va a estar bien".

Mientras se escondían, McAslin, que había entrenado como técnico médico de emergencia, examinó a una mujer que había sido rozada por una bala en el cuello. "Había mucha sangre, pero ella parecía estar bien – no afectó su arteria", dijo.

Finalmente, dicen, una mujer les dijo que salieran. El hombre fue llevado a una zona de triaje, y McAslin y Goddard corrieron con otros hacia una salida.

La camisa blanca de McAslin quedó manchada por la sangre del hombre. Ni sabe su nombre ni cómo está.

"Ha estado en mis pensamientos todo el día", dijo McAslin. "Es una persona verdaderamente asombrosa por tratar de protegernos".

'Súbelos y vámonos'

Lindsay Padgett y su novio Mark Jay estuvieron en el festival de música Route 91 Harvest cuando comenzó el tiroteo. Después de haberse tumbado al suelo, según le dijeron a la filial de CNN, KTNV, corrieron con otros hacia un hangar cercano para refugiarse, y luego fueron a su auto estacionado cerca del lugar del concierto.

Se estaban alejando en su camioneta, haciendo un balance de lo que pasó, cuando un extraño los llamó.

"En este momento necesitamos tu camioneta, tenemos que llevar a la gente al hospital, ¿de acuerdo?", le preguntó el desconocido a Padgett, recuerda, mientras la gente trasladaba a los heridos en camillas improvisadas, según se ha visto en un video difundido en Facebook.

La pareja se detuvo.

"Nosotros (dijimos), 'Súbelos y vámonos' (Nosotros) llevamos todos los que pudimos ", dijo Jay a KTNV.

Después de subir a varios heridos en la parte posterior del carro, la pareja dijo que condujo por dos cuadras y encontraron una ambulancia en una entrada de la autopista sin peaje.

Algunas víctimas fueron trasladadas a la ambulancia. Un par se quedaron en la camioneta, y Jay y Padgett los llevaron a un hospital, siguiendo la ambulancia.

Uno de los pasajeros, dijo Jay, había recibido un disparo en el pecho y estaba usando sus dedos para llenar los agujeros.

"Absolutamente horrible"

Una enfermera fuera de servicio del condado de Orange, California, le dijo a KTNV que ella corrió de nuevo hacia el peligro para ayudar a rescatar a los que habían sufrido heridas de bala.

"Volvimos porque soy enfermera y sentí que tenía que hacerlo", dijo la mujer, que se identificó sólo como Vanessa, a KTNV.

"Fui a tres escenas diferentes, la primera estaba bien, la segunda peor, y cuando llegué a la tercera, sólo había cadáveres", dice.

"Había tanta gente, sólo ciudadanos normales, doctores, policías, paramédicos, enfermeras, simplemente fuera de servicio. Todo el mundo estaba comunicándose y trabajando juntos".

"Fue absolutamente horrible, pero fue absolutamente increíble ver a todas esas personas trabajando juntas".